fe

Entrega total al amor: Lánzate confiado en los brazos de Jesús

En este camino se ha reflexionado sobre diferentes aspectos, a la vez se han pedido realizar ciertas acciones con tus hermano. En estos días hemos estado preparando el corazón para cambiar ciertas actitudes que no nos dejan avanzar. Te hemos invitado a vaciar el corazón, que saques aquello que no te sirve para tu día a día. Es importante que en tus reflexiones continúes trabajando por tu conversión, para entregarle a Jesús tu corazón. Te has venido preparando para hacer una entrega total al amor.

Leer más

También hacerse digno – Lectio Divina-

“El gran apóstol no es el activista, sino el que guarda en todo momento su vida bajo el impulso divino. Cada una de nuestras acciones tiene un momento divino, una duración divina, una intensidad divina, etapas divinas, término divino. Dios comienza, Dios acompaña, Dios termina. Nuestra obra, cuando es perfecta, es a la vez toda suya y toda mía. Si es imperfecta, es porque nosotros hemos puesto nuestras deficiencias, es porque no hemos guardado el contacto con Dios durante toda la duración de la obra, es porque hemos marchado más aprisa o más despacio que Dios. Nuestra actividad no es plenamente fecunda, sino en la sumisión perfecta al ritmo divino, en una sincronización total de mi voluntad con la de Dios”.

Leer más

Una espiritualidad de la gratuidad y no de la recompensa.

“¡Qué prodigioso es ser cristiano! ¡Cuántos motivos tenemos de bendecir y amar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por habernos llamado y elevado a la dignidad de cristianos! Por eso nuestra vida debe ser santa, divina y espiritual, ya que ‘todo lo que ha nacido del Espíritu es espíritu’ (cfr. Juan 3,6). Me doy a ti, Espíritu Santo: toma posesión de mí y condúceme en todo y haz que viva como hijo de Dios, como miembro de Jesucristo y como quien por haber nacido de ti, te pertenece y debe estar animado, poseído y conducido por ti”

Leer más

La norma de las normas: la misericordia por encima de todo – Lecti Divina-

Los fariseos le reprochan a Jesús el que sus discípulos hagan en un sábado algo que no está permitido por la ley: “Mira, tus discípulos hacen lo que no es lícito hacer en sábado” (12,2). Ellos se refieren expresamente al “arrancar espigas y comerlas” (12,1; oficio clasificado en el índice lo prohibido hacer en sábado). Ellos solamente se fijan en la norma, no en el hambre de los discípulos (“sintieron hambre”, se había dicho en el v.1) ni en la misericordia de Jesús que les permite romper la norma para remediar la necesidad (“misericordia quiero…”, v.7).

Leer más

¡Alabando y venciendo

En la oración de alabanza elevamos nuestro espíritu, nuestras manos, voces y danza, conscientes del infinito amor de Dios Padre, “el Padre del cual proceden las cosas y por el cual somos nosotros” (1Co 8, 6). Abrimos nuestra mente y corazón a sus maravillas y Dios mismo va trocando nuestras cárceles en libertad y victoria como les sucedió a Pablo y a Silas que “hacia la media noche entonaban himnos a Dios; los presos les escuchaban y de repente se produjo un terremoto tan fuerte que los mismos cimientos de la cárcel se conmovieron. Al momento quedaron abiertas todas las puertas y se soltaron las cadenas de todos" (Hch 16, 25-26).

Leer más

Mi Lugar.

Creo que muchos tenemos un lugar, en el que podemos sentirnos bien, tranquilos, en paz, en intimidad, e incluso en el que podemos ser nosotros mismos, sin máscaras. A la vez en ese lugar podemos entrar en oración, podemos meditar sobre la vida, o repensar diferentes cosas. Considero que es bueno encontrar ese buen lugar,…

Leer más