fe

Espera con Fe: Lo que pidas sera escuchado por el Padre

En medio de nuestras oraciones agradecemos, pedimos perdón, entregamos nuestra vida, familia, amigos. A la vez, también hacemos diferentes peticiones a nuestro Padre. Pedimos por nuestra salud, por aquellos momentos difíciles. En esos instantes en los que estamos desesperados, pedimos que nos ayude a salir de aquel abismo, y en ciertos momentos sentimos que Él no escucha nuestra oración, pero en su silencio Dios está atento para actuar en el instante correcto.

Leer más

Cómo dar testimonio

1. El testimonio debe prepararse El testigo debe orar para saber lo que Dios quiere que comunique y lo que quiere causar con el testimonio en los oyentes. Se debe orar por éstos en general y por la persona a la que se desea hablarle de Jesús en particular, para que sus corazones se abran a la gracia, para que capten el mensaje que se quiere comunicar, para que creen vínculos de amistad con el testigo, para que el testimonio sea para ellos ocasión de un encuentro con Jesús, para que el Padre los atraiga hacia Jesús (Jn. 6, 37.44).

Leer más

Entrega total al amor: Lánzate confiado en los brazos de Jesús

En este camino se ha reflexionado sobre diferentes aspectos, a la vez se han pedido realizar ciertas acciones con tus hermano. En estos días hemos estado preparando el corazón para cambiar ciertas actitudes que no nos dejan avanzar. Te hemos invitado a vaciar el corazón, que saques aquello que no te sirve para tu día a día. Es importante que en tus reflexiones continúes trabajando por tu conversión, para entregarle a Jesús tu corazón. Te has venido preparando para hacer una entrega total al amor.

Leer más

También hacerse digno – Lectio Divina-

“El gran apóstol no es el activista, sino el que guarda en todo momento su vida bajo el impulso divino. Cada una de nuestras acciones tiene un momento divino, una duración divina, una intensidad divina, etapas divinas, término divino. Dios comienza, Dios acompaña, Dios termina. Nuestra obra, cuando es perfecta, es a la vez toda suya y toda mía. Si es imperfecta, es porque nosotros hemos puesto nuestras deficiencias, es porque no hemos guardado el contacto con Dios durante toda la duración de la obra, es porque hemos marchado más aprisa o más despacio que Dios. Nuestra actividad no es plenamente fecunda, sino en la sumisión perfecta al ritmo divino, en una sincronización total de mi voluntad con la de Dios”.

Leer más

Una espiritualidad de la gratuidad y no de la recompensa.

“¡Qué prodigioso es ser cristiano! ¡Cuántos motivos tenemos de bendecir y amar al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por habernos llamado y elevado a la dignidad de cristianos! Por eso nuestra vida debe ser santa, divina y espiritual, ya que ‘todo lo que ha nacido del Espíritu es espíritu’ (cfr. Juan 3,6). Me doy a ti, Espíritu Santo: toma posesión de mí y condúceme en todo y haz que viva como hijo de Dios, como miembro de Jesucristo y como quien por haber nacido de ti, te pertenece y debe estar animado, poseído y conducido por ti”

Leer más