fe

¡Rendirnos!

En la lógica humana o en el mundo material rendirse significa someterse al dominio o la voluntad de alguien o algo, representa perder, caer derrotado ante alguien o algo más fuerte. Espiritualmente, rendirse es ser conscientes de  entregarle voluntariamente a Dios el control total de nuestra vida, para que él arranque lo que nos impide ser libres y proteja lo que nos ha entregado.

Leer más

Oxígeno de Dios

Así como nuestra naturaleza humana cada día necesita activar los pulmones y respirar para extraer el oxígeno del aire y sacar el dióxido de carbono, así nuestra alma cansada y hambrienta necesita del oxígeno de Dios, de su gracia  vivificadora que penetra el alma, ordena, limpia, sana y libera por su amor.

Leer más

Agradecidos

Esa actitud sensible y noble nos lleva a dar gracias por lo que Dios hace cada día, a  expresar con nuestros labios una alabanza, llena del gozo del amor de Dios hasta por nuestros bienhechores, como los llama San Juan Eudes, aquellos que nos contradicen, persiguen, calumnian, que cumplen con su misión de limar nuestro carácter y acercarnos a Jesús, a una vida nueva.

Leer más

Aurora del corazón

En cada amanecer las puertas del cielo se abren, brindándonos el gran milagro de la vida y del amor de Dios, una nueva oportunidad de alabar, adorar, admirar, soñar y construir sin límites. Desafortunadamente nos habituamos a caminar por donde nos marca el agitado ritmo del mundo actual y nos distraemos con sus ruidos espirituales (miedos, dudas, rencores, ambiciones).

Leer más

Cercanía

Luego, disponer del silencio físico y callar las inquietudes, los bueyes del alma, rechazar los rumores, las calumnias, las sospechas, que solo nos distraen y/o perturban para no agradecer y escuchar la voz y el propósito que Dios tiene en cada experiencia en nuestra vida. (Rm 8, 28.)

Leer más

¿Amor o fe? o ¿Fe y amor?

Es cierto que la fe mueve montañas (cfr. Lc. 17,6), pero también es verdad que si ella no está sustentada por la caridad no sirve de nada (1Co 13,2). He ahí el gran dilema de una fe poderosa que es capaz de mover todo pero que por sí sola no es capaz de alcanzarnos la salvación. Ha sido el gran dilema de la teología y de los estudiosos de la Sagrada Escritura.

Leer más

Navidad: nacimiento espiritual de Jesús en nuestra vida 

Cada nuevo año litúrgico, contamos con un tiempo especial en el que revivimos la ternura y amor infinito de nuestro Padre, al enviar a JESÚS para enseñarnos con su palabra y ejemplo a vencer el desorden que trae el pecado, redimiendonos con el poder del verdadero amor e invitándonos a seguirle y obtener la gracia de la justificación.

Leer más