Una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida es que eres libre. Por ello, Dios no te obliga a que creas en Él, desde tu libertad puedes decidir qué hacer. Te ha dado potestad para decidir sobre tu vida. Ahora la pregunta es: ¿en verdad libre? y es que suele ser una frase de cajón, es real, ‘eres libre’. Si crees que no te sientes libre totalmente, analiza y piensa qué es aquello que te roba la libertad que Dios te ha regalado.

Muchos desean ser libres, pero por diferentes motivos, están privados de su libertad, ya sea por su pareja o por apegos pierden esto que les ha sido dado. Recordar que eres libre no significa que vivas de manera irresponsable, en medio de tu libertad debes ser cuidadoso con tu vida, con lo que haces, puesto que libertad no es sinónimo de hacer daño a los demás ni a ti mismo. Es una libertad bajo tu cuidado, lo que decidas tendrá consecuencias buenas o no tan buenas, por ello, se inteligente al momento de actuar.