Libertad

Ser auténtico es ser libre

En nuestra sociedad, muchos se atribuyen personalidades que no les corresponden, dado al contexto en el que se encuentren, puesto que si se está con lo amigos son unos, en el colegio otro, en el trabajo, e incluso hasta en casa se tratan de colocar una personalidad que no es de la propia,  esto debido a muchos factores, llamar la atención, ser aceptado en cierto grupo social, falta de afecto, entre otros.

Leer más

Redentor

El Nuevo Testamento nos habla frecuentemente de nuestra redención. Se dice en la carta a los Hebreos que Jesús nos consiguió la redención eterna (Heb. 9,12), que nos justificó por la redención que realizó (Rom. 3,24), que Él mismo se hizo redención por nosotros (1 Cor. 1,30), que por su sangre tenemos redención (Ef. 1,7). Por eso a Jesús lo llamamos “el Redentor”.

Leer más

Eres Libre: cuida esa libertad apegándote a Dios

Una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida es que eres libre. Por ello, Dios no te obliga a que creas en Él, desde tu libertad puedes decidir qué hacer. Te ha dado potestad para decidir sobre tu vida. Ahora la pregunta es: ¿en verdad libre? y es que suele ser una frase de cajón, es real, ‘eres libre’. Si crees que no te sientes libre totalmente, analiza y piensa qué es aquello que te roba la libertad que Dios te ha regalado.

Leer más

Cosas que aprendí sin usar una armadura en el corazón

"Alma mía recobra tu calma, que el Señor ha sido bueno contigo..." ...Eyyy en serio, no jodas: ¿con seguir llorando y permanecer triste, cree que va a arreglar algo? Bueno, ¡listo!, si quiere llore, desahogue su alma, pero limpie su cara y siga adelante. Salga a buscar la alegría que le hace falta. Sí mi amigo, sí mi amiga, le tengo noticias: "la alegría no la regalan en un madrugón de Falabella". La alegría se gana, pero ¿y cómo?

Leer más

Perdonar: este también es un sinónimo de libertad

Una de las acciones que más le cuesta al hombre es perdonar y pedir perdón. Primero, por el orgullo y ego que se puede generar, segundo, porque puede sentirse avergonzado de tener que bajar la cabeza e ir a disculparse con aquella persona a la que ha ofendido. Tercero, aquella persona a la que han lastimado, puede tener orgullo, ganas de vengarse. Todo esto puede generar que el perdón no se dé entre las personas.

Leer más