Dios

A las madres

¿te has preguntado alguna vez si tu comportamiento, tus palabras, gestos y acciones, están siendo fuente de alegría y satisfacción para tu madre? ¿Le has agradecido alguna vez a Dios por el regalo maravilloso que Él te dio, llamado “Madre”?

Leer más

Mi lugar

Todos desean tener un lugar en el que se tenga privacidad, aquel en el que puedas estar tranquilo sin que nadie te mire o juzgue por los que haces o piensas, se necesita de un lugar íntimo para repensar cosas de la vida, o aquellos deseos que se tiene en mente.

Leer más

La voluntad de Dios

Una antigua leyenda noruega cuenta acerca de un hombre llamado Haakon, que cuidaba una ermita a la que acudía la gente a orar con mucha devoción. En esta ermita había una cruz muy antigua. Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro. Un día, el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor, guiado por un sentimiento generoso. Se arrodilló ante la cruz y dijo: «Señor, quiero padecer por Ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz». Y se quedó fijo con la mirada puesta en la efigie, como esperando la respuesta. El Señor abrió sus labios y habló... Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras

Leer más

La pereza dentro de mi familia

Muchas veces estar en casa,  con problemas o ciertas dificultades causa pereza, y tal vez un poco más a los jóvenes quienes piensan que todo es fácil, que la vida se basa en estar con los amigos y de salir de paseo, claro, esto es un muy buen plan, pero hay ciertas responsabilidades a las cuales debemos estar atentos, cómo el estudio, trabajos, oficios en la casa.  

Leer más

4 peligros de la vida sin Dios

El Papa Francisco en la exhortación apostólica La alegría del Evangelio, plantea cuatro consecuencias de lo que él llama la clausura de la vida interior, esto en otras palabras, es posible comprender como cuatro peligros de la vida sin Dios, pues en últimas es a Dios a quien buscamos en la vida interior. Veamos cuales son para estar siempre atentos.

Leer más

CATÓLICOS: ¿Idólatras?

A veces encuentro grupos de personas que creyeron que tener una fe firme implica atacar sin medida a los que no creen lo mismo que ell@s. Creo que alguna vez hemos escuchado sobre esto: si los católicos son idólatras o no. Recuerdo alguna vez cuando era pequeño me “lavaron la cabeza” y empecé a repetir lo mismo que aquellas personas, criticando a las imágenes que se encuentran en las iglesias, comunidades o casas. Y si mi memoria no me falla fue desde ese entonces que decidí aprender a formarme para defender –sin atacar– mi fe. A continuación quisiera que descubramos la diferencia que existe en nuestra práctica religiosa:

Leer más