Dios

Nostalgia del cielo

Jesús subió a los cielos ante la mirada de centenares de judíos que no tenían nada de tontos y que después murieron diciendo: “No podemos callar; resucitó y subió a los cielos...”. Cristo subió a su Padre, después de su largo viaje por la Tierra, a donde vino con dos finalidades: adorar a su Padre y redimir al hombre.

Leer más

Dios inaccesible

Uno de los apóstoles, Tomás, dudó de la realidad de las apariciones (cf Jn 20, 24-29). Y sabemos que Cristo le hizo poner la mano en las cicatrices de sus heridas, y más nos valió su duda que la fe inmediata de María Magdalena (cf Jn 20, 11-18) porque, como dice san Cipriano, por su vacilación, Tomás tuvo ocasión de tocar las cicatrices de las heridas de Cristo y con ello curó de nuestro pecho la llaga de la duda.

Leer más

Dios a mi medida II

Desde hace un tiempo me viene inquietando los distintos conceptos o imágenes de Dios que tenemos algunos seres humanos y fue por ello que en la primera entrega de esta reflexión abordé el tema Dios a mi medida. Hoy como complemento a lo expresado en esa entrega, quiero ofrecer a todos aquellos que me hacen…

Leer más

Un año vivido, un año que vamos a conquistar.

Este año sin duda fue muy extraño, algo que nunca imaginamos vivir, un año en el que los planes que habíamos pensado, se estancaron, un año, triste para muchos, un año en el que perdimos a personas que amamos, un año en el que encontramos nuevos caminos, unos perdieron, otros ganaron, un año difícil de entender, y hasta de comprender, pero a pesar de todo esto han sucedido muchas cosas, buenas y no tan buenas.

Leer más

Camina hacia la luz

Siempre me ha encantado cuando en la Palabra de Dios se hace referencia a la luz, esta se compara con la llegada de Cristo al mundo como el cordero cuyo sacrificio terminaría de consolidar la alianza entre Dios y la humanidad. ¿Esto qué significa? Los cielos y la tierra se unen como uno solo y se convierten en ciudad de Dios para disipar toda oscuridad materializada en el pecado, es decir, todo lo que nos aleja de Él.

Leer más

No quiero más nada en esta navidad, ¡solo a Dios!

¡Comenzó diciembre y llegó la navidad! En realidad no ha llegado, apenas vamos en camino. Y es que ese es el error más común que cometemos al referirnos a estos días, sustituimos al verdadero dueño de esta época tan hermosa dándole el lugar del nacimiento del Niño Dios al dios del dinero y del consumismo para que ´nazca por montones´ en nuestros bolsillos y podamos sentirnos como que estamos viviendo una verdadera navidad.

Leer más

La ventaja de tener esperanza

La esperanza, junto a la caridad y la fe, es una de las tres virtudes teologales, infusas en nuestra alma, importantes porque son herramientas para la vida cristiana, brillando con el esfuerzo personal y el hábito de repetirlas. Particularmente quien tiene esperanza, sabe que en Dios está su vida, y que Él tiene el poder de hacer o lograr lo imposible: “Yo espero en Yahveh, mi alma espera en su palabra; (Salmo 130, 5).

Leer más

¿Por qué honrar a Dios en todo tiempo, como portadores de luz?

Hay un adagio popular en la Iglesia que dice; “El tiempo perdido lo lloran los Santos”, y también una frase del gran, San Francisco de Sales: “Si quieres ser justo, empieza por aprovechar el tiempo y no lo malgastes”. Después de saber esto, es muy valioso pensar sobre lo que verdaderamente importa y agrada a Dios, quien nos creó con un fin, y quiere que nos realicemos en su amor.

Leer más