Es la indicación que desde el Evangelio, Nuestro Señor nos da para salir de múltiples situaciones que hoy nos esclavizan, una de ellas , las adicciones y entre ellas el consumo de S.P.A ( Sustancias psicoactivas) – como los fármacos, alcohol, estupefacientes, tabaco entre otros – generando diferentes efectos sobre el cerebro, aumentando la cantidad de dopamina (llamada “circuito de recompensa” que se presenta naturalmente en el cerebro).

Estimulando las neuronas. produciendo una sensación de placer intenso, el cual se busca repetir con cada consumo, generando tolerancia manifestada por una irresistible necesidad, siendo necesario aumentar la dosis de forma progresiva para conseguir los mismos efectos iniciales y cuya privación genera efectos psicológicos y físicos conocidos como “síndrome de abstinencia” y como efecto una dependencia progresiva de las sustancias.

El consumo de sustancias psicoactivas contribuye a la destrucción de la persona en su área física, espiritual, psicológica, económica y socialmente, es también síntoma de profundas crisis del sentido de vida y destrucción en su escala de valores, hace que la persona permanezca en un estado de inquietud, no encuentran elementos para superar las crisis y los problemas cotidianos de la vida, esclavizan a la persona, atentando contra su dignidad e investidura de hijo de Dios.

Jesús en su Palabra nos abre caminos de esperanza, nos exhorta a empezar de nuevo, a restaurar nuestro sentido de vida y a ver cada día como una oportunidad de cambio y de continuidad, a ser luz para otros, así, cobra sentido la vida nueva en Cristo Jesús, hoy ! “Levántate”.

www.fundacionteorientamos.com