iglesia

Así lo hacen todos

La «mundanidad espiritual» es una tentación peligrosa porque «ablanda el corazón» con el egoísmo e insinúa en los cristianos un «complejo de inferioridad» que los lleva a uniformarse con el mundo, a actuar «como hacen todos», siguiendo «la moda más divertida». Es una invitación a vivir la «docilidad espiritual», sin «vender» la propia identidad cristiana.

Leer más

Los ojos de Jesús

Uno sabe qué es eso y nada más: entrega, donación de sí mismos, en tal manera que, se siente el deseo de gritarles, desde el fondo y con todo el ser y la verdad de uno: Maestro Señor, Padre y Dios mío…y de entregarse, también, arrebatado por el imán irresistible, pero suave, de su infinito amor que no tiene calibres ni parrangones con nada ni con nadie.

Leer más

Mírese primero al espejo

¿Quieren saber por qué parece que los malos llaman tanto la atención y resultan especialmente atractivos, sobre todo entre niños y jóvenes? Porque el mensaje de los buenos se volvió una cosa aburrida, sonsa, fofa, ñoña, que no le dice nada a un mundo como el de hoy en día y fuera de todo: incoherente.

Leer más

La pereza dentro de mi familia

Muchas veces estar en casa,  con problemas o ciertas dificultades causa pereza, y tal vez un poco más a los jóvenes quienes piensan que todo es fácil, que la vida se basa en estar con los amigos y de salir de paseo, claro, esto es un muy buen plan, pero hay ciertas responsabilidades a las cuales debemos estar atentos, cómo el estudio, trabajos, oficios en la casa.  

Leer más

Disculpa todo en tu Familia.

Tener un acto de humildad en cuestión de guardar silencio y disculpar al otro es un paso gigante, puesto que muchas veces nos dedicamos a guardar rencor y pensar en vengarnos con aquel que puede ser nuestro padre, hermano, primo tío, por cosas tan simples que no deben tener relevancia, eso y otras cosas más que pueden pasarnos, debemos disculparlas.

Leer más

¡Sí que tenemos un Padre fiel!

Los hombres y mujeres tarde o temprano caemos en el engaño de adaptarnos a un mundo consumista que solo utiliza las cosas o las personas mientras le brindan un beneficio y cuando ya no representan utilidad las desechan y/o  abandonan, porque no se adquiere una obligación, no hay que creer, no hay porque sentir, sufrir, o seguir fiel a nada ni a nadie.

Leer más

¡Rendirnos!

En la lógica humana o en el mundo material rendirse significa someterse al dominio o la voluntad de alguien o algo, representa perder, caer derrotado ante alguien o algo más fuerte. Espiritualmente, rendirse es ser conscientes de  entregarle voluntariamente a Dios el control total de nuestra vida, para que él arranque lo que nos impide ser libres y proteja lo que nos ha entregado.

Leer más