Jesús

Deja que el Señor te hable ahora

El tema de la juventud ha llamado la atención de la Iglesia en los últimos meses: basta recordar el Sínodo sobre los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional, así como la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada en Panamá durante el pasado mes de enero. Pero, ¿por qué la necesidad de establecer diálogo con los jóvenes? Aquí dos ideas que nos ayudan a comprender esta necesidad y que nos pueden ayudar también en nuestro crecimiento espiritual:

Leer más

Disculpa todo en tu Familia.

Tener un acto de humildad en cuestión de guardar silencio y disculpar al otro es un paso gigante, puesto que muchas veces nos dedicamos a guardar rencor y pensar en vengarnos con aquel que puede ser nuestro padre, hermano, primo tío, por cosas tan simples que no deben tener relevancia, eso y otras cosas más que pueden pasarnos, debemos disculparlas.

Leer más

Orar juntos

Sin duda la oración es un buen espacio para entrar en diálogo con Jesús, un momento para agradecer y entregar todo aquello que deseamos dejar en sus manos. Es bueno que se escuche su voz.

Leer más

A las madres

¿te has preguntado alguna vez si tu comportamiento, tus palabras, gestos y acciones, están siendo fuente de alegría y satisfacción para tu madre? ¿Le has agradecido alguna vez a Dios por el regalo maravilloso que Él te dio, llamado “Madre”?

Leer más

Cómo vivir el viernes santo

Fundamentalmente pienso en tres dimensiones, la primera, pienso en la dimensión teológica del viernes santo. En el viernes santo celebramos la muerte de Jesús de Nazaret, celebramos como el hombre se volvió deicida, es decir como el hombre mató a su Dios, y cómo esa muerte que es entrega voluntaria de Jesús también, se hace motivo de salvación para cada uno de nosotros, teológicamente eso es lo celebramos.

Leer más

Perseverancia: Sé fuerte en Jesús, no te dejes caer

Ser fuerte a veces resulta un poco difícil, puesto que los diferentes problemas o dificultades que se presentan en nuestra vida no son tan sencillos como parecen, las fuerzas se nos escapan, como aquellas motivaciones para seguir en nuestro día a día. Pero lo bueno y lindo de la vida es que contamos con Jesús, puesto que si luchamos y trabajamos en equipo con él, nuestras fuerzas aumentan.

Leer más