En la vida tenemos propósitos que nos impulsan a ciertas cosas, ya sean proyectos, sueños, anhelos, tareas, incluso nos ayudan a levantarnos para salir adelante de cualquier situación que se esté pasando. El propósito que te ayuda a impulsarte, puede ser aquella pasión que tienes por dichas cosas, puede ser una persona a la que amas demasiado. 

 

Ahora bien, si estas en un mundo de adicciones en la que acabas con tu vida y la de tu familia, debes ir a una reflexión profunda, en la que analices y evalues aquellas cosas que te hacen caer y aquellas que te pueden ayudar a salir, es importante que te motives con el ánimo de salir de aquel mundo en el que te encuentras inmerso, es necesario que tengas un propósito para salir de ese abismo que te hunde más.

 

No se cual es tu adicción y cuanto llevas en ello, sea poco o mucho, es importante que si deseas salir, sobre todo luches por hacerlo, que no solo sea un leve pensamiento, debes hacerlo realidad, llevarlo a la acción, por ello, necesitas de un propósito que te ayude a inspirarte y sobre todo te impulse a salir de ese abismo. 

 

El propósito de tu vida puedes ser tú mismo en desear superarte y ganarle a aquella dependencia que tienes.  Hoy te animo que le pidas a Jesús de Nazaret, que te ayude a materializar aquel propósito en el que estás pensado o el que ya tienes claro, recuerda que no estás solo Jesús siempre te acompaña.