En nuestra sociedad, muchos se atribuyen personalidades que no les corresponden, dado al contexto en el que se encuentren, puesto que si se está con lo amigos son unos, en el colegio otro, en el trabajo, e incluso hasta en casa se tratan de colocar una personalidad que no es de la propia,  esto debido a muchos factores, llamar la atención, ser aceptado en cierto grupo social, falta de afecto, entre otros.

Me atrevo a decir que en casa, estas personalidades o máscaras caen, en primer lugar, mamá es la que conoce a cada uno de los que hacen parte de este núcleo, sabe los gustos de cada uno, sabe cuando se dice mentiras, hasta descubre cuando estamos enamorados de aquella chica o chico. En casa se puede ser uno mismo, y si no puedes ser tú mismo debes trabajar en ello.

Es importante que seas tú mismo en todo lugar, no debes caminar con aquella máscara para ser aceptado, de seguro en casa no debes inventarte un personaje, eres amado tal cual, y de igual manera aceptas a así a tu familia, con ciertas particularidades que los hacen auténticos, hasta los puedes llegar a ver perfectos.

Si caes o te estrellas ante una situación no tan buena, en casa puedes llorar y mostrar tu cara de tristeza y decepción y ellos son quienes te van a dar aliento para que sigas en tu caminar, no te van a dejar solo. No intentes engañar a los tuyos, no vale la pena, no tiene sentido, su amor es incondicional y eres valioso tal cual eres.