Sumergirse en la Palabra es una gran experiencia, primero porque en ella conoces y te acercas más a al Padre. Segundo, aquellas dudas y preguntas que tienes las puedes resolver por medio de sus líneas. No tengas miedo de adentrarte a la Palabra, léela en tus espacios de oración, medita y reflexiona.

Para muchos al ver la Biblia se les hace extensa y un poco aburrida, puede que sea normal, pero en ella descubres el amor que Dios tiene por tí, por ello, en este camino cuaresmal te invitamos acercarte un poco más a la Palabra. Aliméntate día a día de ella, no pierdes nada.