Amor

¿Por qué perdonar?

Mientras chateaba una tarde en Facebook, una amiga me preguntó: "¿Por qué perdonar?, pensé por un momento y le di como respuesta: "Hazlo por ti, más que por el otro". Pero sí para ese tiempo hubiese escuchado la canción vallenata El Perdón de la autoría de Gustavo Gutiérrez Cabello e interpretada por Iván Villazón, la respuesta habría estado acompañada de cinco razones más, las cuales, llamaré en esta reflexión los regalos del perdón.

Leer más

TOTAL ADHESIÓN Y SERVIDUMBRE

El misterioso y sublime camino por el cual es conducida un alma que es ungida y bautizada en el Espíritu Santo, lleva a un punto supremo, a un momento excepcional de la vida, que es la absoluta consagración de la existencia de Dios. Esta consagración tiene guardadas las proporciones, cierta lejana semejanza a la perfecta consagración que hizo la santísima humanidad de Jesús, al Verbo de Dios en el seno de María, por obra del Espíritu Santo.

Leer más

JESÚS MANSO Y HUMILDE DE CORAZÓN

En algunas ocasiones los evangelistas llaman a Jesús, Cordero de Dios. Hermoso nombre que designa a un mamífero rumiante de cuatro patas, que en edad adulta es aprovechado para lana, carne y leche. En el evangelio de Juan se le nombra a Jesús como el Cordero de Dios: “Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: «He ahí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.”(Juan 1, 29).

Leer más

Respuesta a la búsqueda

Los hombres hemos estado siempre buscando ansiosamente a Dios. Desde el hombre primitivo, desde aquel ser antiquísimo, misterioso y doliente, que bajó de los árboles, que por primera vez tuvo conciencia de la vida y del abismo que lo rodeaba y del gran interrogante, siempre hemos querido, hemos buscado a ese Ser adorable, lejanísimo e inmensamente cercano.

Leer más

¿Locos o fanáticos?

Cuando el cristianismo inició fue tildado por algunos como una experiencia propia de locos o en el mejor de los casos de fanáticos, debido entre otras cosas a la pasión que movía a los primeros cristianos a entregarse incluso hasta la muerte. Pero también fueron llamados fanáticos por su actitud llena de pasión incontenible que en algunos casos los hacía tornarse insoportables.

Leer más

Buscar a Dios

Busquen al Señor mientras se le puede hallar. Invóquenlo mientras está cerca (Is 55, 6). El destino espiritual de todo hombre, más que su destino humano, depende de aprovechar la oportunidad. Hay ciertos momentos en que Dios nos habla. En que Dios nos invita de un modo decisivo. De aceptarlo o de rechazarlo en esos instantes depende el curso de nuestra vida espiritual.

Leer más

CATÓLICOS: ¿Idólatras?

A veces encuentro grupos de personas que creyeron que tener una fe firme implica atacar sin medida a los que no creen lo mismo que ell@s. Creo que alguna vez hemos escuchado sobre esto: si los católicos son idólatras o no. Recuerdo alguna vez cuando era pequeño me “lavaron la cabeza” y empecé a repetir lo mismo que aquellas personas, criticando a las imágenes que se encuentran en las iglesias, comunidades o casas. Y si mi memoria no me falla fue desde ese entonces que decidí aprender a formarme para defender –sin atacar– mi fe. A continuación quisiera que descubramos la diferencia que existe en nuestra práctica religiosa:

Leer más

Isabel la que creyó lo imposible

Uno los personajes en donde Dios se manifiesta poderosamente, es en la Virgen María, modelo de virtud, esclava del Señor, que responde con toda su voluntad al plan del altísimo, convirtiéndose en precursora de personas humildes y sencillas que reciben de Dios lo que parece imposible, es así como lo muestra por alguna razón el evangelista Lucas, cuando narra la preocupación social y caridad por parte de María a su prima anciana, embarazada a pesar de su condición: “Mira, también Isabel, tu pariente, ha concebido un hijo en su vejez, y este es ya el sexto mes de aquella que llamaban estéril, porque ninguna cosa es imposible para Dios.” (Lucas 1, 36-37).

Leer más

EL PESCADOR DE LA BARCA DE JESÚS.

Jesús, al caminar por un lago fijó su mirada sobre unos pescadores, donde se encontraba el apóstol Pedro, quien tenía sus redes en las manos. Cuando Pedro escuchó la voz del Señor, fue atento a su llamada, pues este Hombre sin legiones ni navíos le dice que no va a ser pescador de peces, sino de hombres, ellos, dice el evangelio, le siguieron. ¿Qué tenían esas palabras tan impactantes que abren nuevos horizontes, y los involucra a una experiencia distinta que rompe paradigmas?. Es curioso, pero solo los que han tenido esta vivencia con el Hijo de Dios lo pueden entender: “Caminando por la ribera del mar de Galilea vio a dos hermanos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés, echando la red en el mar, pues eran pescadores, y les dice: «Venid conmigo, y os haré pescadores de hombres. Y ellos al instante, dejando las redes, le siguieron.” (Mateo 4, 18-20).

Leer más