Amor

La voluntad de Dios

Una antigua leyenda noruega cuenta acerca de un hombre llamado Haakon, que cuidaba una ermita a la que acudía la gente a orar con mucha devoción. En esta ermita había una cruz muy antigua. Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro. Un día, el ermitaño Haakon quiso pedirle un favor, guiado por un sentimiento generoso. Se arrodilló ante la cruz y dijo: «Señor, quiero padecer por Ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz». Y se quedó fijo con la mirada puesta en la efigie, como esperando la respuesta. El Señor abrió sus labios y habló... Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras

Leer más

Los ojos de Jesús

Uno sabe qué es eso y nada más: entrega, donación de sí mismos, en tal manera que, se siente el deseo de gritarles, desde el fondo y con todo el ser y la verdad de uno: Maestro Señor, Padre y Dios mío…y de entregarse, también, arrebatado por el imán irresistible, pero suave, de su infinito amor que no tiene calibres ni parrangones con nada ni con nadie.

Leer más

Mírese primero al espejo

¿Quieren saber por qué parece que los malos llaman tanto la atención y resultan especialmente atractivos, sobre todo entre niños y jóvenes? Porque el mensaje de los buenos se volvió una cosa aburrida, sonsa, fofa, ñoña, que no le dice nada a un mundo como el de hoy en día y fuera de todo: incoherente.

Leer más

La pereza dentro de mi familia

Muchas veces estar en casa,  con problemas o ciertas dificultades causa pereza, y tal vez un poco más a los jóvenes quienes piensan que todo es fácil, que la vida se basa en estar con los amigos y de salir de paseo, claro, esto es un muy buen plan, pero hay ciertas responsabilidades a las cuales debemos estar atentos, cómo el estudio, trabajos, oficios en la casa.  

Leer más

De Camino…

Ya vas de camino siguiendo las huellas de Jesús, sigue adelante dejando también las tuyas, alguien ira detrás buscado al que tu sigues, pero ten cuidado con la tentación de voltear a ver el número de seguidores que vienen detrás. Adelante, siempre adelante, una mínima distracción corre el peligro de comprometer el alcance del Reino.

Leer más

4 peligros de la vida sin Dios

El Papa Francisco en la exhortación apostólica La alegría del Evangelio, plantea cuatro consecuencias de lo que él llama la clausura de la vida interior, esto en otras palabras, es posible comprender como cuatro peligros de la vida sin Dios, pues en últimas es a Dios a quien buscamos en la vida interior. Veamos cuales son para estar siempre atentos.

Leer más

3 PILARES NECESARIOS PARA EL CRISTIANO

Lucas 24,13 describe el camino que emprenden dos personas hacia un lugar llamado Emaús, ellos dialogan, conversan, comparten palabra: “e iban conversando sobre todo lo que había ocurrido. Mientras conversaban y discutían” (V14-15) Estas palabras se caracterizan fundamentalmente por la tristeza, pesimismo y desánimo. El diálogo no edifica, no construye. Poco a poco va acabando con la poca esperanza de salir adelante en aquel que escucha y por supuesto del que habla. Prueba de esto es la predicación que uno de ellos, llamado Cleofás le hace a Jesús, a sí mismo y al compañero de camino. Cuántas veces hemos transmitido desesperanza y desánimo? y más aún ¿En cuántos momentos has escuchado palabras preñadas de negativismo?

Leer más