El sacramento de la comunión o de la Santa Eucaristía.

Porque la voluntad de mi Padre es que todos los que miran al Hijo de Dios y creen en él, tengan vida eterna; y yo los resucitaré en el día último. (Juan 6, 40)