Una fidelidad que amerita sacrificios por el ser amado

Mateo 5, 27-32

“Sácatelo y arrójalo de ti”

Jesús nos sigue educando en la “justicia” del Reino, reflejando en la vida la luz que proviene de un corazón impregnado por las bienaventuranzas.

El segundo ámbito relacional en el cual fácilmente pueden surgir problemas es el de la vida en pareja. Las historias de vida que Jesús va a parecen parece referirse al caso de un marido problemático: o por su debilidad o por su agresividad. Jesús observa dos caras de la moneda:

(1) Cuando el problema se da por causa de otra mujer que entra en su vida: el adulterio (5,27-30).

(2) Cuando el problema es con la propia esposa: romper definitivamente con el matrimonio (5,31-32).

En ambos casos el valor que se coloca en primer plano, y que debe inspirar el comportamiento del discípulo para superar la crisis, es la FIDELIDAD al amor prometido. Por la fidelidad a la persona que se ama, todo lo demás debe pasar a un segundo plano. Recordemos que el punto de vista que aquí se aborda es de cuando la solución está en manos de uno.

Veamos cómo se aplica.

  1. El adulterio (5,27-30)
    Es interesante notar que un ambiente cultural que consideraba a la mujer como “peligrosa” para el varón, porque supuestamente incitaría a malos pensamientos, Jesús se pronuncia más bien sobre la actitud de éste: “Quien mira a una mujer deseándola…” (5,28ª). En otros términos: el problema no está en la mujer sino en la mirada maliciosa del varón, es decir, en su corazón (“Ya cometió adulterio con ella en su corazón”, 5,28).

La mirada del discípulo debe provenir de la “pureza del corazón” (ver 5,8). Puesto que es un hombre nuevo purificado en Jesús, su manera de tratar a los demás, y en este caso a la mujer, debe ser reflejo de la nueva visión del Reino: la valoración, el respeto, el servicio. Ya no puede verla como “objeto” que se puede codiciar para satisfacer los propios deseos sino como persona a la cual amar, ante todo, con desinterés. Esto vale para la esposa y para todas las mujeres que se crucen en el camino.

En el momento de la crisis el discípulo de Jesús, inspirado por la bienaventuranza, coloca ante sí el valor de la fidelidad: su corazón está plenamente en la mujer amada y por ella renuncia a cualquier otra posibilidad.

Por un valor se hacen sacrificios, como en caso del tesoro o de la perla (ver 13,44-46). Por eso el discípulo, enseguida, desecha lo que puede convertirse después en motivo de tormento personal y de la vida de pareja. Esta es la idea que contiene las gráficas palabras:

Si, pues, tu ojo derecho te es ocasión de pecado, sácatelo y arrójalo de ti…” (5,29ª; igualmente la mano derecha, 5,30ª). Es como si se quisiera decir: “Corta a tiempo; es mejor sacrificar un momento de placer que arruinar la vida entera”.

De nuevo la prontitud –como en el caso anterior- caracteriza al discípulo. El discípulo se anticipa a los problemas eliminando lo que pueda hacerle daño a sus opciones. Un nuevo sistema valorativo orienta su existencia.

  1. El divorcio (5,31-32)
    Con la propia esposa es posible que se presente algún día una dificultad. El nuevo caso que describe Jesús es extremo: cuando ya no es posible sostener la relación. De nuevo la iniciativa es del varón y no de la mujer: se deja entrever una decisión unilateral, motivada –quizás- por el deseo de deshacer la relación primera y establecer otra que se acomode más a sus intereses personales. La literatura rabínica de los tiempos de los evangelios nos transmite casos de este tipo.

Tanto aquí, como en el caso anterior, Jesús pasa a defender la vida y el derecho de la mujer. Si la mujer era “repudiada” no podía volver a casarse y si lo hacía caía en adulterio (ver 5,32). Esto es lo que Jesús advierte: el marido que toma una decisión de este tipo – para lo cual les ayudaban los abogados-rabinos a buscar cualquier causal- arruina la vida de su mujer.

Aunque Jesús admite en un caso específico la posibilidad del fracaso matrimonial (dice: “excepto el caso de fornicación”, 5,32), lo que importa ante todo es que el discípulo está llamado a llevar de una manera diferente la vida de su hogar.

Puesto que el trasfondo de la enseñanza de Jesús es la “fatiga” con la esposa, de manera que se busca cualquier excusa para ponerla en la calle, un esposo –discípulo de Jesús- debe luchar por la “permanencia”, esto es, ejercer el autocontrol en las situaciones de irritación (“Bienaventurados los mansos…”, 5,4), resolver con paz los conflictos (“Bienaventurados los que trabajan por la paz…”, 5,9) y no debe dejarse llevar por un proyecto personal que va acariciando secretamente (“Bienaventurados los puros de corazón…”, 5,8).

No hay que declarar fracaso en el primer conflicto que se presenta en la vida de pareja, eso es inmadurez.

La imagen de discípulo que subyace en estas enseñanzas de Jesús es la de una persona madura, que no se precipita, que discierne serenamente las situaciones, que se mueve por valores sólidos, que respeta la vida de los demás, y con mayor razón la de aquellos que ama. Una persona así, está reflejando en su vida la praxis del Maestro.

No lo olvidemos: así como lo hizo Jesús, sólo el amor sostiene las opciones. Este amor hay que alimentarlo todos los días.

(Aquí se ha hablado del “marido”, pero hay que también hay leer este texto –ya por cuenta propia- desde el punto de vista de la “esposa”)

Cultivemos la semilla de la Palabra en lo profundo del corazón

1. ¿He vivido alguna de las situaciones que expone hoy el evangelio?

2. ¿Qué consideración pide Jesús que se tenga con la mujer? ¿Y cómo sería viceversa?

3. ¿Qué debe hacer un discípulo de Jesús para vivir el valor de la fidelidad, para darle eternidad al amor que promete?

“¡Oh Corazón caritativo, que has muerto por darme la vida, que yo viva de tu vida, que muera de tu muerte y por tu amor!” (San Juan Eudes, “Llamas de amor”)