iglesia

¡Disponibles!

Definitivamente, el mejor momento para ver las sorpresas de Dios es la oración, porque es una aventura que se sabe donde inicia pero no se sabe dónde termina, sabemos que podemos iniciar agradecidos con nuestro Padre, en ocasiones avergonzados y en otras hasta inconformes, pero no sabemos a dónde nos llevará Dios, cómo nos transformará.

Leer más

La pereza dentro de mi familia

Muchas veces estar en casa,  con problemas o ciertas dificultades causa pereza, y tal vez un poco más a los jóvenes quienes piensan que todo es fácil, que la vida se basa en estar con los amigos y de salir de paseo, claro, esto es un muy buen plan, pero hay ciertas responsabilidades a las cuales debemos estar atentos, cómo el estudio, trabajos, oficios en la casa.  

Leer más

ÉL LLAMA LA ATENCIÓN

Sin duda quiero hablar de Jesús, aquel que ha llamado la atención de muchos y la sigue llamando. Siempre llamaba la atención de los fariseos, de los ricos, del pobre, y considero que a hasta la de los ateos. Por su forma de ser, sus acciones y más porque se acercaba al leproso, a prostitutas, a los pecadores, no excluía a nadie, se acercaba aquel que lo necesitaba.

Leer más

Mírese primero al espejo

¿Quieren saber por qué parece que los malos llaman tanto la atención y resultan especialmente atractivos, sobre todo entre niños y jóvenes? Porque el mensaje de los buenos se volvió una cosa aburrida, sonsa, fofa, ñoña, que no le dice nada a un mundo como el de hoy en día y fuera de todo: incoherente.

Leer más

¿Familias divididas?

    En nuestra realidad social, vemos o vivimos momentos fuertes en nuestras familias, y una de esas circunstancias es cuando hay división, diferencias, odios, rencores, que nos llevan a estar apartados y poco a poco se va extinguiendo el amor.    En situaciones difíciles por las que se atraviesa, es donde se debe estar…

Leer más

Re-Unidos

Si humanamente sabemos que la unión hace la fuerza, cuanto más en el mundo espiritual fortalece nuestra fe unirnos en cada encuentro de oración con el Padre, con el Hijo, con el Espíritu Santo y con nuestra madre María Santísima, para recibir su gracia. Gracia que nos purifica, fortalece y renueva la fe ante el combate que diariamente vivimos.

Leer más

Los ojos de Jesús

Uno sabe qué es eso y nada más: entrega, donación de sí mismos, en tal manera que, se siente el deseo de gritarles, desde el fondo y con todo el ser y la verdad de uno: Maestro Señor, Padre y Dios mío…y de entregarse, también, arrebatado por el imán irresistible, pero suave, de su infinito amor que no tiene calibres ni parrangones con nada ni con nadie.

Leer más

Jesús no es superficial.

Me impresiona como las personas muestran una cara de ‘santidad o ‘estampitas’ -como lo dijo el Papa Francisco-, feligreses que hablan todo el tiempo de Jesús, incluso se  aprenden una cita bíblica y la repiten en cada momento, la enseñan a sus conocidos y a los que no, mostrando a un Jesús que tal vez no conocen realmente. 

Leer más