Te la pasas corriendo de un lado a otro, pidiendo que el tiempo no se acabe para hacer tus cosas, pero es bueno que detengas el reloj. Es importante que trabajes, estudies, y que hagas tus diferentes actividades, pero por estar sumergido en ellas, has descuidado otras. Por ejemplo, ¿hace cuanto no te tomas un café alguien de tu familia de los que están en casa, hace cuanto no llamas a tus amigos o los saludas por chat?.Son momentos en los que vale la pena detener el reloj y compartir la vida con los tuyos.

Hey, detén el reloj, para disfrutar a mamá y papá, disfruta a tu familia, escucha las historias de los abuelos, juega con tus sobrinos o primos pequeños, detén el reloj para pensar en tí mismo, y sobre todo detén el reloj para hablar con Jesús, hace mucho desea que le regales así sea un minuto para escucharte y para que sientas su amor.