Lo que más me sorprende de Jesús, es que su invitación a tener un encuentro cara a cara con Él, es en el momento en que tu desees,  siempre está dispuesto para cada uno de nosotros a pesar de nuestra ingratitud, o incluso a pesar de buscarlo solo en los momentos en los que estamos mal.

Hoy está dispuesto a encontrarse con nosotros, hoy y siempre abre las puertas de su corazón. Hoy podemos entrar a nuestro cuarto secreto, y decirle que nos disculpe porque no cumplimos o llegamos a sus invitaciones, no nos sintamos cohibidos de acercarnos a su presencia, no lleguemos con prejuicios que Jesús no ha puesto, Él siempre está dispuesto a abrazarnos antes que juzgarnos.

Me sorprende ver cómo Jesús tiene la disponibilidad y amabilidad de tener un encuentro con cada uno de nosotros, no tiene ‘peros o excusas’ siempre está ahí. Sobre todo  sale a buscarnos cuando estamos muy lejos de Él. Seamos conscientes en que no debemos ir al otro lado del mundo para tener un encuentro cara a cara con Jesús, tan solo debemos ir adentro de nosotros y abrir nuestro corazón.

Hey amigo, hoy encuéntrate con Jesús, vale la pena, no te saldrás desanimado, tan sólo abre tu corazón, y lánzate a su amor infinito que solo Él puede brindarte, sin condiciones.