Todos seguramente hemos escuchado alguna vez hablar de Jesús, lo vimos muchas veces en el madero de la cruz en una Iglesia. o también en diferentes películas donde nos ilustraban diferentes momentos de la vida de Jesús, ni mas faltaba quizás en muchos colegios se hablaba de Jesús, en aquella clase de religión, y si se le pregunta a cualquier persona en la calle quien es Jesús muchos responderán, que él fue hombre que dio su vida en la cruz, un hombre que vino a salvar al mundo, un filosofo, un político, uno que marco la historia, y otros muchos mas conceptos. En muchas personas tal vez la persona de Jesús se ha reducido a un personaje trascendente e importante en la historia, mas sin embargo no ha habido un encuentro que marque un antes y un después de Cristo en ella. En la vida cotidiana puedes cruzarte con diferentes personas, tal vez a muchas las saludes, tengas un leve cruce de palabras y sigas tu camino, mas sin embargo con esa persona no ha habido un encuentro profundo en el cual puedas identificar sus características, puedas conocer sus virtudes y defectos y por ende puedas sentir un afecto significativo por esa persona. Pues bien, así pasa con Jesús, tal vez como se mencionaba anteriormente, has oído hablar de él, puedes tener un concepto de este personaje mas no ha habido un Encuentro intimo que haya tenido tal impacto de amor en ti, que tu vida tenga el deseo de conversión según la voluntad de Dios.

El Papa Francisco el pasado martes 9 de septiembre de 2014 en su homilía en la Casa Santa Marta, menciono tres momentos de la vida de Jesús, que seguramente, contemplándolos con nuestro corazón plenamente abierto, harán que nos enamoremos y afiancemos nuestras vidas en la Persona de Jesucristo y por supuesto que Jesús pase de ser un concepto a una realidad en nuestras vidas. Estos tres momentos son: La oración de Jesús, La elección de los doce apóstoles y Jesús cercano a la gente.

La oración de Jesús

Aun siendo Jesucristo el Salvador del mundo, él, aquí en la tierra oraba constantemente al Padre, buscaba apartarse a solas y buscar el silencio, elevando su corazón a Dios. En esta oportunidad el Papa menciona algo revelador para nosotros y que de seguro nos alentaran cuando pasemos en momentos de dificultad y mas que nada nos enamoraran de la persona de Jesús al verlo a él en oración intercediendo por sus amigos “Él está ante el Padre en este momento, rezando por nosotros. ¡Y esto debe darnos coraje! Porque en los momentos difíciles, de dificultad o de necesidad y de tantas cosas, pensar: ‘Pero Tú estás rezando por mí. Reza por mí. ¡Jesús reza por mí al Padre!’”, afirmó el Papa. Escuchar estas palabras aparte de mirar a Jesús en la oración e impulsarnos a buscar momentos a solas con Dios, nos animan a tener coraje, como dice el Papa, en tiempos de tempestad, siempre teniendo presente que mi caso, mi nombre y mi situación, están en el corazón de Jesús y si están en el, estarán en el Padre y por ende mantendré la confianza y la tranquilidad en esos difíciles momentos.

La elección de los doce apóstoles.

“No me han elegido ustedes a mí, sino que yo los he elegido a ustedes, y los he destinado para que vayan y den fruto, y que su fruto permanezca” (Jn 15,16)

Sentir que te han escogido para algo, para una misión en especifica, que te han tenido en cuenta para aquello que no esperabas, te hace sentir privilegiado e impulsado para trabajar en ello, pues, la elección de los apóstoles es un momento importante en la vida de Jesús y además trascendental para toda la humanidad, pues es allí fue el gran ejemplo de Jesús al llamarnos a cada uno de nosotros por nuestro nombre. “¡Yo soy elegido, yo soy una elección del Señor! En el día del Bautismo Él me ha elegido’. Y Pablo, pensando en esto decía: ‘Él me eligió a mí, desde el seno de mi madre” nos dijo el Papa, ser concientes que hemos sido escogidos por el mismo Jesucristo, antes que estuviéramos en el vientre de nuestra mama, nos impulsa a vivir una vida diferente, conforme a la voluntad de Dios, una vida basada en el amor de Cristo y una vida entusiasmada por vivir día tras día las misiones, en cada situación que se presente, teniendo la certeza que he sido elegido por Cristo mismo.

“¡Estas son las cosas del amor! El amor no ve si uno tiene rostro feo o rostro bello: ¡ama! Y Jesús hace lo mismo: ama y elige con amor. ¡Y elige a todos! Él, en la lista, no tiene a nadie importante – entre comillas – según los criterios del mundo: es gente común. Hay gente común. Pero que tienen una cosa – sí – hay que subrayarlo, que todos son pecadores. Jesús ha elegido a los pecadores. Elige a los pecadores”. Es importante resaltar esto que dijo el Papa, ya que en el mundo nos eligen para diferentes cosas, por nuestras capacidades, conocimientos y atributos, mas él nos escoge por amor, porque conoce el corazón, antes que la apariencia, y por otro lado, él no te ha escogido o nos ha escogido, por ser los santos y buenos sino que por el contrario, por ser débiles y frágiles ante el pecado, pues es allí donde él manifestara su grandeza.

Jesús cercano a la gente

“No es un profesor, un maestro, un místico que se aleja de la gente y habla desde la cátedra, desde allí. ¡No! Está en medio de la gente; se deja tocar; deja que la gente le pida. Así es Jesús: cercano a la gente. Y esta cercanía no es una cosa nueva para Él: él lo subraya con su modo de actuar, pero es algo que viene de la primera elección de Dios por su pueblo. Dios dice a su pueblo: ‘Piensen, ¿qué pueblo tiene un Dios tan cercano, como Yo lo estoy con ustedes?’. La cercanía de Dios con su pueblo es la cercanía de Jesús con la gente”. Menciono el Papa Francisco, y ese es nuestro Jesús, cercano a su pueblo, cercano a sus hermanos, intimo de la realidad que vives, no esta lejos de ti, no esta lejos de la Iglesia, esta mas que cercano que nada y que nadie y no solo observa, el actúa, sana, libera y sobre todo ama si se le deja.

Conocer estos tres momentos de la persona de Jesús, conmueve nuestro corazón e inspira a tener un Encuentro vivo y audaz con la persona de Jesucristo. Ese es Jesús, maravillosa persona, el mas grande de la humanidad. Valdrá la pena acercarnos a el sin miedo y con confianza, pues allí estará nuestra mayor felicidad.

 

Fuentes: http://www.news.va, www.aciprensa.com/noticias/papafrancisco