Es bueno tener un tiempo a solas, para reir, llorar, reflexionar y sobre todo para orar. Es bueno tener un espacio de intimidad con Jesús, en el que puedas ser tú mismo, que las máscaras se quiten de tu rostro, de tu corazón. que puedas ser auténtico frente a su mirada de amor.

Deja atrás las cosas que no permiten que seas tú mismo, deja que este silencio y espacio que tienes a solas, sea para encontrarte contigo y con Jesús. Aprovecha para que estés cara a cara con Él, desahógate y cuéntale cómo te sientes, cuales son tus frustraciones, miedos, fracasos; cuéntale cuál es esa máscara que no puedes dejar, por miedo a que las cosas cambien en tu vida.

Es tu tiempo y tu espacio en el que puedes gritar y llorar. Después de vaciar todo aquello que no te deja ser quien eres, permite que Jesús te llene de su amor, en medio de este tiempo a solas, dile que necesitas de su presencia en tu vida para dejar aquello que no te deja ser feliz.

Para estar a solas con Jesús es muy sencillo, sólo debes permitirte entrar en intimidad y dejar que él haga el resto, siempre estará dispuesto a tener estos encuentros, sólo abre tu corazón, déjate amar.

Oración

Padre Santo, te pido que ilumines a cada una de las personas que tienen dificultades, te pido que redirecciones sus caminos para que puedan tener un encuentro a solas contigo Señor. Amén