Cuenta los Hechos de los apóstoles que los discípulos, hablaban de la experiencia de la resurrección de Cristo, por tal motivo daban todo lo que tenían para el bien común de toda la comunidad cristiana. Sin embargo hoy habla de uno muy en particular llamado Bernabé, de origen chipriota, quien al tener una experiencia del resucitado lo entrega todo. “La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos. Los apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía. No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad. José, llamado por los apóstoles Bernabé (que significa: «hijo de la exhortación»), levita y originario de Chipre, tenía un campo; lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles”. (Hechos 4, 32-37)

Hermoso testimonio, pero cúal es la razón por la que Bernabé, vende todo lo que tiene y lo reparte entre los hermanos en la fe?. Sin duda alguna este vió como el Señor resucitó, esta sería la primera razón de darlo todo, y al darse cuenta de tan magno evento, observa que los bienes que tiene no son nada comparados con lo que es el reino de los cielos, “Buscad primero su Reino y su justicia, y todas esas cosas se os darán por añadidura”.(Mateo 6, 33). Este apóstol tiene a Jesús resucitado, tiene una comunidad a la que pertenece, tiene en su corazón el deseo de servir, he aquí una razón grande para no apegarse a lo material.

La segunda razón es que entiende una de las condiciones para seguir a Jesús, entregarlo todo, tal propuesta le hizo el mismo Jesús al Joven rico, quien no la acepta, “Jesús le dijo: «Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; luego ven, y sígueme.» Al oír estas palabras, el joven se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes”. (Mateo 19, 21-22). A lo contrario de esto vemos que Bernabé si lo hace.

Dar todo lo que se tiene no es el hecho de quedar sin nada, la misma palabra dice: “Y todo aquel que haya dejado casas, hermanos, hermanas, padre, madre, hijos o hacienda por mi nombre, recibirá el ciento por uno y heredará vida eterna”. (Mateo 19, 29), éste discípulo está seguro de lo que recibirá a cambio de lo que es temporal.

Una tercera razón es que Bernabé sabe que el resucitado siempre estará con él, Jesús gobierna el mundo, toda circunstancia, todo espacio, de Él es la gloria y la alabanza, por eso hay que extender su reino “Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”» (Mateo 28, 18-20). Y tú ¿qué has hecho para extender a ejemplo de Bernabé el reino de los cielos?.