18 septiembre, 2020

Cómo dar testimonio

1. El testimonio debe prepararse El testigo debe orar para saber lo que Dios quiere que comunique y lo que quiere causar con el testimonio en los oyentes. Se debe orar por éstos en general y por la persona a la que se desea hablarle de Jesús en particular, para que sus corazones se abran a la gracia, para que capten el mensaje que se quiere comunicar, para que creen vínculos de amistad con el testigo, para que el testimonio sea para ellos ocasión de un encuentro con Jesús, para que el Padre los atraiga hacia Jesús (Jn. 6, 37.44).

Leer más

Humano, así como Jesús, sólo Dios mismo

Leonardo Boff, un teólogo latinoamericano prefiere hablar de Jesús como el Nazareno, no para hacer énfasis en su probable lugar de procedencia, sino para indicar las connotaciones de ser de aquella región. Para el evangelista Juan, Nazaret era considerado un lugar despreciable (Jn 1, 45-46; 6.42), tierra donde viven, según el prejuicio de la época, ignorantes que no conocen la ley (Jn 7, 4), los oscuros y anónimos que no llaman la atención de nadie. Por tanto, asegura Boff, que decir “Jesús de Nazaret” es pensar en que viene del mundo de los pobres y marginados, vive esta situación de carne en cuyo medio él toma origen. Sin embargo, detrás de este origen marginal, la figura de Jesús se alza en autoridad para liberar de la esclavitud que azota a su pueblo. Es esta autoridad la que le da los títulos posteriores, pues no había palabras para expresar esa humanidad que lo habitaba.

Leer más