Las personas con mal carácter son orgullosas, creen tener siempre la razón de todo, están prevenidas y creen que todos quieren hacerle daño.

La lengua amable es un árbol de vida; la lengua perversa hace daño al espíritu. Proverbios 15, 4