Nosotros, como verdaderos hijos de la Santísima Virgen María, debemos ser asiduos oradores del Santo Rosario, pero debemos considerar qué estamos haciendo y considerar su contenido, como lo revelo el papa Pablo VI, es una oración Cristocéntrica.