Cuando yo era pequeño, mi madre solía coser mucho. Yo me sentaba cerca de ella y le preguntaba qué estaba haciendo. Ella me respondía que estaba bordando.

Como yo era pequeño, observaba el trabajo de mi madre desde abajo, por eso siempre me quejaba diciéndole que sólo veía hilos feos. Le preguntaba por qué ella usaba algunos hilos de colores oscuros y porqué me parecían tan desordenados desde donde yo estaba. Ella me sonreía, miraba hacia abajo y me decía: «Hijo, ve afuera a jugar un rato, y cuando haya terminado mi bordado te pondré sobre mi regazo para que lo veas desde arriba».

Así lo hice. Al cabo de un rato, escuché la voz de mi madre llamándome. Cuando me senté en su regazo, me sorprendió y emocionó ver hermosas flores y bellos atardeceres en el bordado. No podía creerlo, pues antes desde abajo sólo veía hilos enredados. Entonces mi madre me decía: «Hijo mío, desde abajo se veía confuso y desordenado, pero no te dabas cuenta de que había un plan arriba. Yo tenía un hermoso diseño. Ahora míralo desde mi posición, qué bello es».