Es conveniente para los que se denominan pertenecientes a la Renovación Carismática Católica saber que existe un ente que se denomina ICCRS (International Catholic Charismatic Renewal Services), en español Servicio Internacional de la Renovación Carismática Católica, el cual es encargado de este movimiento como tal, se había dicho en escritos anteriores, como se dio el surgimiento de esta corriente de gracia en la Iglesia, a través de la iniciativa de Sor Elena Guerra en 1895 con el Papa León XIII, y que luego fue progresando lentamente como nos explica el Padre Diego Jaramillo Cjm, en su libro “Historia de la Renovación Carismática Católica”.

images (1)En 1970 se iniciaron en Ann Arbor (Michigan/USA), en la Universidad de Notre Dame, los primeros intento por este ente, primeramente funciono un centro internacional de comunicaciones, cuya función era mantener el contacto entre los distintos grupos de oración surgidos de la corriente de gracia denominada como “nueva efusión del Espíritu” o “Bautismo en el Espíritu”, además ofrecer toda la información necesaria sobre esta nueva experiencia.
En 1973 este centro internacional de comunicaciones publicó un directorio de los grupos de oración católicos existentes, luego en 1977 en una consulta realizada con 110 personas representantes de 60 países, se decidió a crear inicialmente un Comité internacional responsable de la supervisión de la labor realizada allí, en 1978 se constituyó el ICCRO (International Catholic Charismatic Renewal Offices) con sede en Bruselas, Bélgica, integrado por nueve personas representantes de Europa, Asia, Norteamérica, Sudamérica y Oceanía, y el cardenal Leo Suenens, entonces arzobispo de Malines-Bruxelles nombrado como Asesor espiritual.
En 1980 el ICCRO trasladó sus oficinas a Roma, con la intención de afianzar las relaciones con la Santa Sede, en 1985 obtiene su sede propia en el Vaticano, allí se desarrolló un lento y riguroso trabajo para presentar a la Santa Sede la propuesta de los “Estatutos de ICCRO”, con el aval de algunos obispos y cardenales. Estos estatutos fueron revisados por canonistas y teólogos del Vaticano, los cuales hicieron algunas observaciones, y el 8 de julio de 1993 fueron aprobados los Estatutos del servicio internacional de la Renovación Carismática Católica.
El 14 de septiembre de 1993, en la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, la Santa Sede a través del Pontificio Consejo para los Laicos emanó un decreto reconociendo a ICCRS (International Catholic Charismatic Renewal Services) como “un cuerpo para la promoción de la Renovación Carismática Católica, con una personería jurídica”, tomando como base el canon 116 del Código de Derecho Canónico (Pontificium Consilium pro Laicis. 1565/93 AIC-73)
Estos estatutos del ICCRS están organizados en dos grandes secciones: en la primera, un preámbulo donde se dice que no es la RCC, luego dice lo que sí es RCC, también habla de ella como la experiencia fundamental y los cinco objetivos fundamentales de la RCC, ya en la segunda sección se describe la naturaleza, metas y objetivos propios de ICCRS.
Es vital entonces conocer donde está cimentada la espiritualidad de la RCC, su historia, su organización, se seguirá ahondando en todo esto, para que los creyentes que pertenecen a esta corriente de gracia o al movimiento, puedan dar razón de su fe.

images