Para comprender mejor lo que es la Renovación Carismática Católica, nos serviremos de algunos fragmentos de lo que dicen los Estatutos de ICCRS (SERVICIO INTERNACIONAL DE LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA CATÓLICA). “La Renovación es una reunión muy diversa de individuos, grupos y actividades, con frecuencia del todo independientes unos de otros, en diferentes grados y modos de desarrollo y con diversos énfasis; y sin embargo, participan de la misma experiencia fundamental y persiguen los mismos objetivos generales”.

Cuando dice que es una reunión muy diversa de individuos, grupos y actividades, hace relación a que todo creyente puede participar de esta experiencia, no hay ningún requisito, solo querer tener un encuentro con Jesús, buscar estar íntimamente unido a Él y a la Iglesia, la Renovación acepta a cualquier tipo de persona de cualquier condición social, económica, cultural y religiosa, lo importante es que descubra que Dios le quiere tener como su hijo, y le permita actuar a Jesús en la gracia del Espíritu Santo.

Así mismo distintos grupos o apostolados se han dejado tocar por esta experiencia, la Renovación no busca uniformar a los grupos y comunidades que deciden vivir en esta línea, se respeta la organización de cada uno de ellos, lo importante es que estén unidos en lo fundamental.

La diversidad que viene de la Renovación Carismática permite, que puedan existir toda clase de experiencias grupales, algunos movimientos ya existentes, que se dejan impregnar de la gracia del Espíritu, renovándose de tal forma que se enriquecen aún más en sus espiritualidades, de la misma manera surgen nuevas experiencias comunitarias que dejan conocer que la versatilidad y la gracia del Espíritu no se agotan jamás, por eso dentro de esta Renovación Carismática caben todos desde los más conservadores hasta los más liberales en la experiencia de la fe católica.

Todos, individuos, grupos y actividades, se nutren de la experiencia fundamental que es Pentecostés, la acción del Espíritu Santo en la Iglesia, de la promesa que Dios Padre hizo a la humanidad en la persona de Jesús, y que una vez cumplida constituye a la Iglesia, como comunidad que anuncia el Evangelio, pero también una comunidad que sirve a los hermanos, dejar que el Espíritu de Jesús llene a cada uno, y desde cada uno llene a las pequeñas comunidades que nacen precisamente de la experiencia de unos discípulos que aunque llenos de miedo, dejan que su Maestro cumpla en ellos la promesa de enviar su Espíritu y así conducirlos por el camino de la verdad y de la vida.

Todos los que integramos la Renovación estamos obligados a conocer cada uno de los objetivos fundamentales que busca cumplir esta como espiritualidad y como movimiento, ya se abordaron de manera particular cada uno de ellos, pero ante todo la claridad que hay conocer a Jesús, y para ello hay que dejar que sea ese mismo Espíritu que lo resucitó de entre los muertos, y que primeramente lo engendró en las entrañas puras de la Virgen María nos lo revele.

Es importante conocer que entraña el ser de la Renovación Carismática para que al mismo tiempo podamos dar razón de nuestra esperanza y de nuestra fe.