El final de cada Jornada Mundial de la Juventud tiende a generar una mezcla de emociones, algo de tristeza por los días que ya culminan pero a la vez una gran emoción por el anuncio de la próxima sede de la JMJ.

Este domingo, al finalizar la Misa de clausura de esta edición de la JMJ, el Cardenal Kevin Joseph Farrell, Prefecto del Dicasterio para los Laicos, La Familia y la Vida, anunció que la sede del evento internacional del 2022 será la ciudad de Lisboa (Portugal), provocando una algarabía que seguramente se sintió hasta el país de Fátima.
“Como dijo el Santo Padre tenemos ahora que salir de aquí y poner en práctica todo lo que hemos aprendido. La próxima Jornada Mundial de la juventud será en Portugal”, dijo el Cardenal Farrell.

El Santo Padre presidió esa eucaristía que le dio los buenos días a quienes se mantuvieron en vigilia en el Parque San Juan Pablo II y allí agradeció a los jóvenes por la fe y alegría que “han hecho vibrar a Panamá, a América y al mundo entero. Como hemos escuchado tantas veces durante estos días en el Himno de esta jornada: ‘Somos peregrinos que venimos hoy aquí desde continentes y ciudades’”, dijo.

“Estamos en camino, sigan caminando, sigan viviendo la fe y compartiéndola. No se olviden que no son el mañana, no son el “mientras tanto” sino el ahora de Dios”, agregó.
“Les pido que no dejen enfriar lo que han vivido durante estos días. Vuelvan a sus parroquias y comunidades, a sus familias y a sus amigos, y transmitan esta experiencia, para que otros puedan vibrar con esa fuerza e ilusión que ustedes tienen. Con María sigan diciendo ‘sí’ al sueño que Dios sembró en ustedes”, concluyó.

Portugal tiene poco más de 10 millones de habitantes. Su capital Lisboa tiene unos 500 mil. Las estadísticas describen que 8 de cada 10 personas se declaran católicos pero con los años la práctica religiosa ha ido a la baja.

La JMJ se realizará en Portugal, país visitado por los tres últimos pontífices y hasta donde llegan miles de peregrinos para conocer el lugar donde la Virgen de Fátima se apareció a los pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía.