En la solemnidad de san Juan Eudes, podemos resaltar el gran amor que Dios en su infinita misericordia ha derramado en Él.

Una alianza a través del bautismo. Es increíble como san Juan Eudes descubre el gran amor de Dios hacia los hombres a través de este sacramento admirable, es una dicha, es una gracia que Dios se haya fijado en los hombres para amarlos eternamente, una alianza amorosa donde las partes se ponen de acuerdo, un pacto que solamente se rompe si nosotros los hombres lo queremos, una manera de amar de parte de nuestro Dios en su hijo Jesucristo.

Esta alianza significa fidelidad, compromiso de las partes, nosotros hacemos lo que haya que hacer, es decir, nunca separarnos de nuestro dulce amor y el jamás y por los siglos romperá esa alianza, el cumplirá con el pacto de amarnos hasta el extremo. Nos ha bautizado para ser hijos, nos ha envuelto en un manto blanco de santidad, nos ha lavado del todo nuestros pecados.

Se trata de la alianza más noble y perfecta que pueda existir. Supera las alianzas entre amigos, entre hermanos, entre padres e hijos, entre esposo y esposa, porque es la alianza de los miembros con su cabeza, que es la más Íntima y estrecha de todas. (San Juan Eudes) Si esta alianza es la más noble, entonces nuestro salvador es el más noble, es el más santo, es el más bondadoso, es el más puro, es el más fiel… si definitivamente es el más fiel.