La Virgen del Carmen, es la Madre de Jesús bajo la advocación de la Nuestra Señora del Carmelo, nombre que se deriva del Monte Carmelo, en tierras de Judea, donde se manifestó Dios al profeta Elías. El 16 de julio de 1251, la Virgen del Carmen se le habría aparecido a San Simón Stock, superior general de una Orden, a quien le es entregado por manos de la Madre de Dios el hábito y el escapulario de color café signo de la devoción carmelita. En 1587 tiene aprobación eclesial.

¿Qué es el escapulario de la Virgen del Carmen?

La tradición de la aparición de la Virgen del Carmen se ha mantenido hasta nuestros días y es muy vigente en muchos países del mundo. La Virgen prometió sacar del purgatorio a las almas que hayan portado en su vida el escapulario, el sábado siguiente de la muerte, y así llevarlos al cielo. La devoción al escapulario no se trata de un amuleto con poderes mágicos, es un signo de la devoción a la Madre del cielo, que también aman a Dios y cumplen sus mandatos.

Para recibir las gracias especiales propias de la devoción de la Virgen del Carmen, es necesario ser muy devotos y participar en todas las fiestas litúrgicas, ser fiel a la devoción, usar permanentemente el escapulario o la medalla que se impone el 16 de julio, rezar diariamente el rosario y fidelidad total a Dios. Se puede recibir indulgencia plenaria, el día en que se recibe el escapulario, el día 16 de julio, cuando se le apareció a san Simón Stock, al igual el 16 de mayo día de este santo. En la Festividad de San Elías, Profeta: el 20 de julio, el día de Santa Teresa de Jesús: el 15 de octubre, la fiesta de San Juan de la Cruz: el 14 de diciembre. En la Festividad de Santa Teresita del Niño Jesús: el 1 de octubre, Y en la Festividad de todos los Santos de la Orden Carmelita: el 14 de noviembre.