“Yo no puedo contentarme con decírtelo, y tú jamás te cansarás de oírlo y de meditarlo, tan importante es esta verdad: considera a Jesucristo, como nuestro Jefe y Cabeza, cuyos miembros somos nosotros”. Esta frase de san Juan Eudes, en el contexto de hacer que el cristiano tenga presente los deberes para con Dios desde el nacimiento, me recuerdan una invitación profunda para ti con una pregunta inicial: ¿Has pensado en lo que Dios quiere de ti?

Sí, sé que he escrito otros artículos al respecto de la vocación, pero permítanme este: no te canses de oírlo y de meditarlo. Es una verdad absoluta el hecho de que existimos: tú y yo existimos, algo nos ha dado vida. Nosotros reconocemos que ese alguien es el Señor quien, además, por medio de su Espíritu Santo nos da vida cristiana. En este sentido, Dios, que nos ha llamado a la vida, nos ha dado el regalo de llegar a ser santos como él es santo. Finalmente, también el Señor nos da una misión en el mundo, la cual debemos cumplir. Pero ¿has pensado en lo que Dios quiere de ti? Es justamente lo que debemos pedir todos los días al Espíritu Santo, que nos dé la gracia de discernir la voluntad del Señor sobre nuestra vida y, una vez descubierta, nos dé el criterio para permanecer fieles a los designios del Señor, es decir, nos dé perseverancia en lo que consideremos es nuestra vocación.

En esta vocación cristiana y misión en el mundo, el Señor llama a muchos a servirle en la Iglesia a partir del sacerdocio. Por eso quiero invitarte una vez más a que pienses si en tu caso o en el caso de algún familiar y/o ser querido sientes esta vocación. A veces nos da miedo pensar que el Señor nos puede llamar porque enfatizamos mucho en nuestras miserias. Pero el Señor llama a humanos, el Señor llama a pecadores para hacerlos santos. En El Minuto de Dios tenemos una oportunidad privilegiada para discernir la vocación. Primero, clarificar, conducidos por la Voluntad divina, sobre lo que el Señor quiere de cada uno; y segundo, la convicción de iniciar toda una aventura para configurar la vida con Jesucristo, Pastor según el Corazón de Dios.

¡Por eso, venga, lo esperamos! Seremos muchos quienes sirvamos a Jesús en la sociedad con un corazón misericordioso como el padre y entregado por los más pobres. No exigimos tu amigo o tu familiar o tú llegues santificado: exigimos que vengas con el deseo de hacerte santo.

 

No olvides el contacto:

Delegación de Pastoral Vocacional El Minuto de Dios

Hermes Flórez Pérez, cjm

Celular: 3125911225

Correo: pastoralvocacionalmd@gmail.com o herfloper@gmail.com

 

Redes sociales

Facebook: Vocacional Eudista Minuto de Dios

Instagram: Vocacional Eudista Minuto de Dios