CONGREGACIÓN DE JESÚS Y MARÍA PROVINCIA MINUTO DE DIOS COMUNICACIONES
17 de julio de 2018
Entrevista a: Monseñor Francisco Antonio Nieto Súa, Obispo de Engativá


1. Monseñor, un saludo fraterno de parte de Comunicaciones de la PEMD. Que sea esta también la ocasión para agradecerle por su cercanía a los Eudistas del Minuto de Dios y el espacio en su agenda para esta entrevista. Gracias Monseñor.

Monseñor Francisco Antonio: ¡Con muchísimo gusto! Con el Minuto nos unen muchísimas cosas. Tenemos esa alegría de una diócesis que Su Santidad Juan Pablo II quiso crear en el año 2003, hija de la Arquidiócesis de Bogotá, ustedes siempre han pertenecido a la Arquidiócesis de Bogotá y luego, por supuesto, desde la creación, a la Diócesis de Engativá. Nos unen muchos lazos, especialmente lo digo con el padre Diego y con algunos sacerdotes de la Provincia que son largos años de amistad. Cuando era vicario en el sur de la ciudad, con el padre Camilo Bernal, creamos una parroquia, Santa María de Pentecostés, allí estuvo, antes de venirse definitivamente a la rectoría de la Universidad, como administrador parroquial en esta parroquia. Son muchas las cosas bonitas y positivas de historia que tenemos: por eso en este momento les puedo decir que con el interés de querer ayudarnos a celebrar esta fiesta, es para mí un motivo de mucha alegría. 15 años es recoger los frutos de lo sembrado en un corto tiempo. La Arquidiócesis de Bogotá tiene más de 460 años de creada. Somos una de sus hijas, con su espiritualidad de la ruta samaritana, de la cual se habló durante muchos años en Bogotá y que aquí, con el Principio de Compasión Misericordia, se ha querido trabajar y buscar construir una ciudad donde la misericordia y la humanidad la tengamos nosotros.

2. Monseñor, ya lo mencionaba usted hace un momento: esta entrevista se enmarca en esta fiesta de la diócesis en sus 15 años de historia apostólica. Por eso tiene como objetivo “compartir la alegría de la Diócesis de Engativá por sus 15 años de historia apostólica, por medio del conocimiento de “todo lo que nos congrega para fortalecer nuestros vínculos fraternales y misioneros”, de manera que podamos celebrar juntos este “verdadero kairós y participar de él con generosa disponibilidad”: Como pastor actual, ¿cómo percibe la diócesis de Engativá a 15 años de su creación?

Sí. Son casi tres años. La veo con un sentimiento agradecidísimo por todo lo que existe. Hay muchas cosas positivas y hermosas en nuestra diócesis. El trabajo realizado por muchísimos años en este sector de historia, que era la Vicaría de la Sagrada Eucaristía y luego toda esa historia de ustedes, con la presencia desde el padre Rafael García Herreros y muchas otras parroquias que están cumpliendo ya 60 años, por ejemplo, la de los Padres Agustinos, tanto en La Consolación como en San Joaquín. Son muchas cosas interesantes: percibo una pluralidad y una riqueza muy grande. Una pluralidad incluso desde la perspectiva del Pueblo de Dios. Aquí viven muchas personas de todo el país. Hay una pluralidad de procedencias y una pluralidad de estilos, de espiritualidades. Lo mismo en los sacerdotes: tenemos sacerdotes de muchas diócesis, que especialmente, en los primeros doce años de la diócesis, Monseñor Gutiérrez, ante la necesidad, incardinó de todo el país, pues vinieron o a estudiar o que los obispos presentaron para que vinieran a recuperar su salud. También religiosos y exreligiosos que se vincularon a la diócesis. Esa pluralidad es una riqueza muy grande. Es también una dificultad en el Plan Samaritano: eso no lo podemos negar. Pero también es una riqueza: cuando hay buena voluntad, se asume y se hace una tarea suficientemente limpia y yo estoy muy contento con la riqueza que están aportando, sabiendo que el desafío es muy grande para aunar y para poder realmente construir sobre nuestros principios y sobre nuestro plan. En la Provincia Minuto de Dios he visto esta apertura, pero por supuesto siempre se puede mejorar. Por eso le agradezco muchísimo su presencia y el que pueda de alguna manera ayudarnos a motivar, porque la fuerza de ustedes es muy grande. Ustedes los sacerdotes son mucho más que en muchas diócesis de Colombia solo en la Universidad.

Cuando fui a la visita pastoral en la Parroquia, generosamente el padre Harold hizo una reunión con todos los sacerdotes, con todos los decanos y yo quedé aterrado. Pensé que había 10 sacerdotes y resultó que eran más de 30. Entonces ustedes tienen una fuerza grandiosa al servicio de la Universidad que nos prestan también en la diócesis pero que se puede orientar y mucho más después de la visita del Padre General: la claridad con que él me hablaba de la vinculación de los Eudistas como espiritualidad propia con la diócesis y con el obispo diocesano. ¡Me siento ahora con una autoridad mayor después de las palabras del Padre General! Me decía: “Por favor, exíjales porque es nuestra espiritualidad y, por lo tanto, nos hará mucho bien que nos vinculemos mucho más con la diócesis.

3. Me imagino que esta riqueza y pluralidad también en las comunidades religiosas puede aportarle mucho a la diócesis, para construir conjuntamente, de manera que logremos fortalecer la diócesis al interior de las comunidades: que haya mayor sentido de pertenencia.

Sí. ¡Eso es! Creo que a la diócesis le va a hacer mucho bien que ustedes nos aporten desde sus espiritualidades, en concreto la Eudista, y mucho más con ese carisma particular de unión con los sacerdotes diocesanos. En el fondo, me decía el Padre General, “a nosotros nos crearon para ayudar a vivir en santidad a los sacerdotes diocesanos”. Entonces esperamos que así sea.

4. Así sea. Monseñor, hay también un aspecto muy importante: la originalidad del Plan Pastoral Samaritano de nuestra Diócesis de Engativá, que tiene en cuenta como fundamento de toda acción evangelizadora en la diócesis el Principio Compasión Misericordia. En su carta asegura que este principio es “nuestra espiritualidad, nuestra más honda identidad, el soporte de nuestro estilo de vida, el seguimiento y vivencia del Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo”: ¿cómo hacer vida este principio Compasión Misericordia en la compleja y diversa cultura urbana de la Diócesis?

Necesita ahondar la espiritualidad. En este momento, nuestros laicos están trabajando varios subsidios que hemos hecho precisamente en esa línea. El primero lo hicimos desde una perspectiva pneumatológica. Para la fiesta de Pentecostés nos esforzamos para trabajar durante varias semanas con los laicos ese tema. La espiritualidad diocesana es una espiritualidad basada en el Principio Compasión Misericordia y, por tanto, es ante todo en la realidad práctica y se ha pedido a los laicos también que nos susciten caminos que ellos vean, de manera que no se quede en una teoría, sino que ese ahondamiento desde una perspectiva teológica, nos lleve a acciones concretas en la vida de la diócesis y están resultando cosas bien interesantes en los diversos lugares de la diócesis. Tenemos actualmente cerca de 30 niñas en un programa que llamamos “A pulso”, que están en la Universidad Minuto de Dios y ustedes nos dan entre un 10 y un 30% de descuento para poder, desde otras perspectivas, ayudarlas también con unas fundaciones, con algunas alianzas que hacemos y esa “Compasión Misericordia” se tiene que concretar en buscar, por ejemplo, en el campo de educación, que las personas salgan adelante, que puedan realmente prepararse para la vida. Ese principio Compasión Misericordia lo estamos concretando también en un trabajo ecológico que se está haciendo con todos los jóvenes de las parroquias: una responsabilidad frente a nuestros humedales, nuestros ríos, es decir, la presencia de la diócesis en donde hay bastante trabajo en ese sentido. Lo concretamos también en la delicadeza de las parroquias, cambiando aquello de simplemente dar un mercado a las personas que lo necesitan, hacerles un acompañamiento psico-social un poco más amplio, más integral. De hecho, alguna vez conversaba –y nos estamos sirviendo de eso- de los servicios que el Minuto de Dios presta con el Banco de Ropa, con el banco de medicinas, etc., estamos intentando aunar todos esos esfuerzos.

Y, finalmente, es la súplica al Señor Misericordioso para que de verdad haya una vivencia de paternidad en nuestra diócesis: de esa paternidad compasiva. Lo digo con una alegría inmensa. Cuando llegué a la diócesis y aparece el Año de la Misericordia, este fue un año de profundización interesantísimo para todos.

5. Cuando nos habla de misericordia, Monseñor, esto, como Eudistas del Minuto de Dios, corre por nuestras venas. Nuestro padre fundador, san Juan Eudes, recuerda que los miembros de la Congregación de Jesús y María “somos los misioneros de la divina misericordia”. Inclusive, habla de características muy concretas sobre la misericordia: es misericordioso quien lleva en su corazón las miserias de los pobres, quien siente voluntad de socorrerlos y que pasa de la voluntad a la acción, a concretarse en algo práctico para la vida. Esto va en sintonía con este Principio Compasión Misericordia, de la espiritualidad de nuestra diócesis: ¿cuál es su mensaje para los que queremos vivir la vida de Jesucristo desde la espiritualidad eudista? ¿Cómo articularnos en torno a la misericordia?

Usted acaba de recordar algunos elementos propios de su Provincia, inspirado seguramente en todo lo que expresó el padre Rafael García Herreros en palabras y en hechos, en obras concretas. Yo creo que fortalecer eso desde todas las perspectivas, es una tarea. A veces hay una –no sé si la expresión sea demasiado maleducada- pero hay un falso respeto entre nosotros. Nos falta unirnos más para ciertas tareas. Yo espero realmente desde esta perspectiva, encontremos caminos concretos, en donde, tanto la Provincia como la Diócesis, hagan unas tareas mucho más claras y entusiastas en estos campos. ¡Son todavía muchos nuestros pobres! ¡Son todavía muchas las personas que no alcanzan la dignidad de seres humanos porque la miseria les impide tener esa dignidad! Ahí no podemos esperar. Hay que buscar soluciones. Hay que tratar de hacer las cosas. Ya sabemos, por ejemplo, el dolor que nos da la presencia de los migrantes que vienen de Venezuela y los abusos que tristemente hay en las diversas realidades de la vida de la diócesis. Hay algunas parroquias donde tenemos hacinamiento de venezolanos, de familias, hay abusos con las mujeres. Se han abierto casas de prostitución en nuestra diócesis, solamente con niñas venezolanas.

Yo me pregunto: ¿qué hacer? Tenemos que pedirle a Dios e inventarnos una respuesta.

6. ¿Y tiene alguna respuesta en mente, monseñor, o aún se está en el proceso de discernimiento y conocimiento?

Estamos tratando de hacer algunas cosas, con el respeto debido, en las parroquias: hacer un banco de datos de las familias venezolanas, especialmente en los sectores donde más hay, que son los diversos sitios de Suba. Ahí estamos trabajándole a ese tema. Estamos también, con los trabajadores sociales de la diócesis, identificando, a través del encuentro con los párrocos y los agentes pastorales de las Parroquias una tarea concreta. Pero estamos en la “brega”, intentando tener –como usted dice- un discernimiento para afrontar una respuesta.

7. Con estos desafíos, Monseñor, llegamos a los 15 años de historia apostólica. Pasemos entonces a los eventos organizados para celebrar esta fiesta de la Diócesis de Engativá que, decía en su carta apostólica, se celebrará o tendrá su fuerte del 4 al 7 de agosto, porque ya en las parroquias y en varios medios de comunicación se está en este ambiente de fiesta: ¿en qué actividades pueden participar los fieles y dónde pueden encontrar esta programación (parroquias) o cómo se pueden vincular?

Pues va a salir una comunicación definitiva y les comunicaremos a los medios que ustedes tienen: a las emisoras virtuales y a la emisora que tienen al aire, para que nos ayuden a difundir un poco. Pero encuentran en las parroquias fundamentalmente toda la programación. 4, 5, 6 y 7 son los días en donde vamos a tener diversas actividades: con los ministros extraordinarios, con los lectores, con las personas que están vinculadas de alguna forma, para fortalecerlas en la alegría de lo que significa pertenecer a la diócesis. Vamos a aprovechar el Coliseo que inauguraron las Hermanas Mercedarias Eucarísticas en Suba, en su Colegio. Es un Coliseo que tiene una capacidad para tres mil personas. Entonces, cada día vamos a tener tres mil personas y vamos a invitar a una persona que nos refuerce esa tarea.

Voy a comenzar el primer día, presidiendo la Eucaristía, y se van a invitar a todos nuestros vicarios de la diócesis para que hagan una exposición de los sueños que tenemos con los planes en la vida de la diócesis. La gente se va a enterar porque ese día van a estar especialmente los ministros extraordinarios, los ministros de la Palabra y adultos particularmente. Esto es el 04 de agosto.

El 05 de agosto, domingo, estaba invitado el Señor Nuncio, pero por su cambio no puede estar. Hicimos una invitación entonces a Monseñor Octavio Ruiz, quien fue uno de los primeros que trabajó en esta zona pastoral, como obispo auxiliar de Bogotá. Él estará entonces con nosotros este día.

El día 06 de agosto, estará el obispo emérito, monseñor Héctor Gutiérrez Pabón.

El día 07 de agosto, estará el Señor Cardenal Rubén Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá, cerrando los temas.

Cada día vamos a tener un grupo especializado. El último día van a ser todos los semilleros vocacionales y los seminarios. Estamos escribiendo las comunicaciones para que los seminarios de las casas religiosas, en sus noviciados, todos los grupos que tengan ese tinte vocacional, incluso los grupos de oración vocacional de las parroquias. Todo lo que tenga ese tinte vocacional, estarán clausurando nuestro trabajo.

8. Esa participación de las comunidades religiosas en cuanto al aspecto vocacional y demás, ¿se refiere a alguna exposición de su carisma?

Es la participación en un diálogo con algunos expertos en ese tema. En concreto, son dos vicarios de la Arquidiócesis de Bogotá, que han trabajado muchísimo tiempo: uno fue ex – rector del Seminario Mayor de Bogotá y el otro fue por muchos años rector de la Pastoral Juvenil a nivel nacional. Ellos dos, que son Monseñor Medina y Monseñor Campos, van a trabajar eso con las diversas personas.

9. También hay un Mega Concierto Católico programado para celebrar estos 15 años de la fiesta de nuestra diócesis con grandes invitados. Este concierto contará con la presencia de artistas nacionales e internacionales, entre ellos la banda de música de la familia franciscana, el grupo Estación Cero, la Coral Copell y la presencia central de los artistas más destacados de la música católica: Martín Valverde y Luis Enrique Ascoy. ¿Cuál es la finalidad de este concierto?

Es un día de alabanza. Es un día de alegría. Es un día donde estamos invitando a las familias. Por eso son muy pocas las boletas que realmente van a costar. Esto en sí mismo es muy costoso: el distrito cobra mucho por la utilización del parque, pero esperamos poner 35.000 personas en el Parque Simón Bolívar, donde realmente haya una manifestación de la diócesis en la línea de un día de alabanza con la ayuda de algo que es tan bonito como lo es la música religiosa. Por eso ese día sonará para toda la ciudad música religiosa, con los grupos que usted acaba de decir y con otros que pudiéramos de pronto vincular. Pero desde las dos de la tarde, hasta las nueve de la noche, vamos a tener un megaconcierto, con grupos de verdad valiosos a nivel internacional que nos van a ayudar a decir: gracias a Dios, gracias por estos 15 años, gracias por el trabajo que se está haciendo, gracias en definitiva por todo lo que significa esa presencia de las parroquias, de las comunidades religiosas, de las personas que están trabajando por el bien de la ciudad. Por eso lo titulamos: “Con misericordia, paz en la ciudad”. Hacemos también eco y un agradecimiento por la visita del Papa a un año y hacemos eco también a todo lo que significa en la vida de la diócesis la apertura a estas realidades de Compasión Misericordia que Dios nos inspira.

10. Es el megaconcierto católico entonces que tenemos programado para el 29 de septiembre.

Así es, el 29 de septiembre, en el Parque Simón Bolívar.

11. Y alrededor de este concierto, ¿qué otras actividades están organizadas alrededor del concierto o solamente las personas van invitadas a la alabanza?

Dedicado a la alabanza porque vamos a tener muchos grupos y por eso la riqueza que participen niños, jóvenes, grupos que van a ayudar a los niños y jóvenes para cantar y luego el gran concierto con los artistas internacionales, pero que están en la misma línea. Ellos dos son fundamentalmente personas que invitan en su prédica: a través del canto ser agradecidos con Dios, con la vida y por lo que nos ha dado en la Iglesia católica. Por eso estamos muy contentos, porque va a ser una manifestación grandiosa, con una participación que se sienta en nuestra ciudad y luego que animo mucho a las personas que están comprometidas en nuestra diócesis.

12. ¿Dónde pueden los fieles comprar las boletas?

En las parroquias fundamentalmente. Pero también a través de ticketshop.com.co se pueden adquirir con tarjeta de crédito, pero en las parroquias. Es a 10.000 pesos, por eso no necesitan tarjeta.

13. Monseñor, finalmente, los Eudistas en el mes de agosto tenemos una fiesta muy especial: el 19 de agosto celebramos a san Juan Eudes, nuestro padre fundador. Para cerrar esta entrevista quisiera que nos enviara un mensaje para los Eudistas con motivo de esta celebración.

Primero, palabras de agradecimiento. El padre provincial me ha invitado los últimos años para que ejerza mi ministerio episcopal y lo hago con una gran alegría y con un gran temor de Dios, no un miedo por los que me presentan, sino el gran temor de Dios para que sean santos sacerdotes. Yo creo que las vocaciones de la Provincia del Minuto de Dios son un ejemplo. Estoy aprendiendo de ustedes, a orar más, porque haciendo una evaluación del número de vocaciones que tienen ustedes, veo que fundamentalmente surgen de los grupos de oración. Eso me ha inquietado: ¿nos falta oración en la diócesis? Porque tenemos muy poquitos seminaristas, no llegan a 20 y ustedes tienen más de 60 en proceso de formación. Eso significa que tenemos que aprender mutuamente y felicitarlos a ustedes: toda esa espiritualidad eudista tan cercana al ministerio sacerdotal, la necesitamos nosotros, no solamente escuchar sino vivir.

Que los Corazones de Jesús y María nos inspiren a nosotros un compromiso mayor de cercanía con ustedes y de trabajo mutuo en algunas tareas, no lo hemos concretado, pero ya con el rector del seminario de ustedes y con los directores de pastoral vocacional estamos en un plan de encontrarnos y trabajar para que Dios nos bendiga a todos. Felicitaciones y las ordenaciones a las que me ha invitado su provincial las haré con toda la alegría de quien puede ejercer un ministerio para bien de la Iglesia.

14. Monseñor, muchas gracias por su tiempo. Desde ya queremos felicitar a toda la Diócesis de Engativá, de la cual hacemos parte en estos 15 años de historia apostólica. Que sigamos trabajando unidos para la gloria de Jesucristo.

Muchas gracias. Bendiciones para todos. No será la primera entrevista. En estos días molestaremos más para que a través de los medios Eudistas internos y externos, emisora virtual y todo lo que tienen en el Minuto de Dios, me hace pensar que ya tenemos 22.000 muchachos en el Parque con los universitarios que ustedes tienen en el Minuto de Dios.

15. Muchas gracias y claro que sí: estos micrófonos los tiene a la orden.

Gracias