tranquilidad

Esperar: con la certeza de que Jesús tiene la última palabra

Creo que un reloj y el tiempo no son buenos amigos, y más si se está en una situación un tanto complicada, puesto que si se ve que las cosas van pasando, la angustia y la desesperación aparecen. Son momentos que desestabilizan a la persona y le quitan la paz, en ese momento no se puede pensar y actuar de la mejor manera, incluso se pueden tomar malas decisiones.

Leer más