felicidad

El derecho a la ternura

Quiero hablarles de un tema que veo muy necesario y urgente. En nuestro tiempo se suele hablar muy poco de la ternura y mucho menos la vemos expresada en las relaciones familiares y fraternas. Uno de los desafíos más grandes de nuestro momento histórico es recuperar el valor de la ternura, la capacidad de acogida, de bondad en nuestras relaciones humanas.

Leer más

Entrega total al amor: Lánzate confiado en los brazos de Jesús

En este camino se ha reflexionado sobre diferentes aspectos, a la vez se han pedido realizar ciertas acciones con tus hermano. En estos días hemos estado preparando el corazón para cambiar ciertas actitudes que no nos dejan avanzar. Te hemos invitado a vaciar el corazón, que saques aquello que no te sirve para tu día a día. Es importante que en tus reflexiones continúes trabajando por tu conversión, para entregarle a Jesús tu corazón. Te has venido preparando para hacer una entrega total al amor.

Leer más

Lo bueno del ancla

La carta a los Hebreos (6,19) comparó con un ancla la esperanza de los cristianos que nos mantiene sólidamente fijados en la región invisible que sirve de morada a Jesucristo. En el mar de la vida puede arreciar el vendaval de las pasiones y el de las tribulaciones, pero si estamos anclados en Jesús no se quebrará la barca, ni iremos nunca a la deriva.

Leer más

¿Por qué no soy libre y feliz?

Muchas personas hoy en los más diversos contextos se preguntan: ¿Por qué no soy libre?, ¿Por qué no soy feliz?, trabajo, estudio, tengo una hermosa familia, tengo una relación que todos quisieran tener. Ante estos cuestionamientos, es posible que la tristeza o la impotencia embarguen aquel que se interroga por ellos, simplemente porque no puede encontrar respuestas...

Leer más

Cree: es una certeza que te garantiza la felicidad

Hoy, por aquellos acontecimientos que se viven en nuestra vida, nos cuesta creer, nos cuesta confiar en los demás, pero en este camino de cuaresma es momento de empezar a creer en Jesús de Nazaret, es momento de creer en su palabra para que no te sientas decepcionado porque ya te han fallado. Te haría la invitación de empezar a creer más en Jesús que en los hombres, pues si recuerdas sucesos de tu vida, recuerdas que te han quedado mal en diferentes ocasiones; ojo no quiero afirmar que ‘todos’ fallan, pero sí la gran mayoría, por ello, se deben tener presente a aquellos en los que confías.

Leer más