“Estamos trabajando por llegar a más corazones, a hacer cada vez una experiencia de radio más renovada, más audaz, para conquistar todos los corazones de Bogotá, de Colombia y del mundo entero para que no se quede ni una persona sin escuchar el mensaje de Jesucristo”, manifestó el Padre Javier Riveros CJM, director de la Emisora Minuto de Dios Bogotá al ser abordado por el equipo de prensa de esta estación en ocasión de los 32 años de esta bendita emisora. 

Un llamado desde siempre

El Padre Javier Riveros hoy le agradece a la Emisora Minuto de Dios el haber influido en gran parte de su vida y experiencia de fe, pues era un dial de sintonía frecuente en su casa, por lo tanto reconoce el trabajo que desde hace 32 años los sacerdotes de la Provincia Eudista del Minuto de Dios han hecho para consolidar tan importante señal de evangelización con el anuncio de Dios a través de la radio, quedando evidenciado el carisma de los eudistas del Minuto de Dios para enamorar a las personas del Evangelio por medio de estos instrumentos.

Riveros llega a la dirección de esta estación en el año 2010 hasta el 2016, en una primera etapa, función que vuelve a asumir desde mayo de 2018 hasta la actualidad. La experiencia de trabajar en la emisora, además de ejercer la labor como tal al aire, le ha permitido al igual que a muchas otras personas llegar a otros espacios en los que Dios ha tocado también muchas vidas (congresos de Pentecostés, grupos de oración, Radio Minutón, encuentros de oración, adoración y alabanza), “en ese sentido influyó mucho en mi vocación y por eso cuando el Padre Diego me pide este servicio acá en la emisora, para mi fue un motivo de mucha alegría porque realmente amaba este tema de la radio, sobre todo de la evangelización”, dijo el sacerdote eudista.

Un compromiso y reto permanente

El tener la responsabilidad de ser una de las voces guías de esta emisora católica “para la gloria de Jesucristo”, ha significado para el Padre Javier Riveros un reto personal, espiritual y pastoral pues ello implica dedicarse de lleno a la evangelización, al anuncio de Jesucristo y esto significa estar preparados en oración, en conocimiento y en formación para poder transmitirle a la gente lo que se quiere transmitir; discernir diversas experiencias, acompañar a las personas y atenderlos en las oficinas de la emisora “porque son muchas las personas que vienen buscando ayuda, buscando oración, buscando un consejo, buscando una palabra, de tal manera que se convierte en un servicio integral”, dijo la cabeza de la EMD.

Es una exigencia a nivel personal y sacerdotal para la persona que ocupa la dirección de este prestigioso medio de comunicación, pues no se trata sólo del trabajo ya mencionado, esto debe unirse también al trabajo administrativo de ayudar a sostener la emisora y sacarla adelante asegurando que se cuenta con los recursos por medio de proyectos, jornadas, “una buena dosis de creatividad”, dicho en palabras del Padre Javier.

Una emisora adelantada a su tiempo

En la medida de las posibilidades, la emisora ha hecho sus esfuerzos por ir más adelante y no quedarse en el pasado, he allí que el objetivo de la Organización Minuto de Dios, representada en la figura del Padre Javier ha sido el “hacer” una radio, aunque católica, distinta a lo tradicional, superando ciertas tendencias de radio católica más pesada, lenta o inclusive aburrida, “la propuesta del Minuto de Dios es más bien hacer una evangelización dinámica, alegre, entusiasta, carismática y yo creo que es parte de nuestra identidad como emisora, que aunque hacemos radio católica evangelizadora, es radio que hacemos llena de alegría, de esperanza, tocando temas de realidad”, agregó el padre Javier y para ello se sirven de los distintos formatos de programas magazines, entrevistas, música, programas de niños, de jóvenes, programas formativos, de salud, de deporte, de cultura y arte católico, entre otros.

La Renovación Carismática Católica ha significado un verdadero impulso para la obra evangelizadora del Minuto de Dios, ese nuevo pentecostés es lo que ha permitido mantener encendido el ardor del corazón y que esto se traduzca en una nueva evangelización, “nueva en su método, nueva en su expresión e incluso nueva en su lenguaje y eso está impregnado en toda la programación de la emisora”, agregó el padre Javier, esta señal es muestra de una experiencia reavivada y renovada en el Espíritu Santo y que nos conduce a ser un medio de comunicación que busca que las personas puedan tener una nueva experiencia de Dios y una nueva manera de ser cristianos en el mundo de hoy con fidelidad al Evangelio.

En lo que concierne al aporte eudista, en la obra se desarrolla el carisma de evangelizadores y formadores a ejemplo del padre fundador de la Congregación de Jesús y María, San Juan Eudes, es por ello que por medio de la programación formamos a las personas con un énfasis, un estilo propio de creatividad y novedad que infunde el amor de Dios, “no tanto hablamos del pecado, mejor somos difusores de un Dios que es amor, misericordia, alegría y esperanza para todos los oyentes” finalizó el padre Riveros.