Al hablar de entrega, siempre se piensa en algo material, algo que posees. Pero en este tiempo de cuaresma no sólo te invitamos a hacer ese tipo de entregas físicas, te invitamos a entregar tu tiempo, al que muchas veces no le das aquella importancia. Es importante que des ese espacio a tu familia, a jugar con tus hijos a compartir buenos y no tan buenos momentos. Es una entrega de lo que hay en tu corazón.

Es momento para reflexionar y entregar a los tuyos aquel amor que posees, aquellas sonrisas, abrazos, escucha, consejos, necesitan de tí. En muchas ocasiones pasan por desapercibidas estas acciones que son importantes, que muchos las esperan de ti, pero por el trabajo, problemas y dificultades las olvidamos. Tan solo necesitas de ti para abrirte a esta experiencia de entregar y disfrutar.

Tarea: Piensa en dos cosas que has olvidado entregar en tu casa, (tiempo, abrazos, decir te amo, compartir, etc.) Después actúa.