15 enero, 2021

Dios inaccesible

Uno de los apóstoles, Tomás, dudó de la realidad de las apariciones (cf Jn 20, 24-29). Y sabemos que Cristo le hizo poner la mano en las cicatrices de sus heridas, y más nos valió su duda que la fe inmediata de María Magdalena (cf Jn 20, 11-18) porque, como dice san Cipriano, por su vacilación, Tomás tuvo ocasión de tocar las cicatrices de las heridas de Cristo y con ello curó de nuestro pecho la llaga de la duda.

Leer más

¿Qué le puedo decir de Jesucristo?

¿Qué palabras podría yo decirles a ustedes acerca de Cristo, que los conmoviera profundamente, hasta el punto de la entrega, del rendimiento total?. Yo podría decirles que Cristo es nuestro salvador. Que Él nos ha salvado totalmente y que debemos estar felices porque ya no hay condenación para nosotros, por la sangre de Cristo (Rom 8, 1).

Leer más