23 octubre, 2020

LA FE, LA ESPERANZA Y EL AMOR, ALIMENTO DE LA ORACIÓN

“Se entra en oración como se entra en la liturgia: por la puerta estrecha de la fe. A través de los signos de su presencia, es el rostro del Señor lo que buscamos y deseamos, es su palabra lo que queremos escuchar y guardar.” (C.I.C. 2656) Sin fe es imposible vivir esta comunicación y diálogo que es la oración para el creyente, si no se cree que Dios es quien quiere comunicarse y dialogar con nosotros, que su Palabra es viva y eficaz, que nos escucha, que nos presta toda la atención a nuestra oración, no se darán los frutos que trae cuando realmente estamos convencidos que estamos en comunicación y comunión con Dios en la oración.

Leer más